Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plantilla de la factoría de Heineken ratifica el plan para eliminar el 40% de los empleos a partir de 2008

Los trabajadores de la factoría sevillana de Heineken (antigua Cruzcampo) respaldaron ayer por amplia mayoría el acuerdo alcanzado en el ámbito estatal por la dirección de la empresa con los sindicatos UGT y ELA-STV para poner en marcha un plan de bajas incentivadas y prejubilaciones con el objetivo de eliminar 168 puestos de trabajo a partir de 2008, fecha en la que terminará el traslado de la firma a unas nuevas instalaciones en la capital hispalense.

La multinacional pactó la semana pasada este plan en la mesa sindical estata, formada por diez miembros de UGT, diez de Comisiones Obreras y uno del sindicato vasco ELA-STV. Ayer, los representantes de CC OO volvieron a mostrar su rechazo al acuerdo. Pero UGT hizo valer su mayor representación en la factoría sevillana (tiene 16 miembros en el comité de empresa, por 5 de CC OO) y logró 295 votos favorables de los 333 empleados que acudieron a la asamblea. "No nos han dejado participar y nos han abucheado, llegando incluso a obligar a nuestros representantes a bajarse del estrado", aseguró Isidoro Jiménez, de Comisiones Obreras.

Por su parte, el presidente del comité de empresa, Manuel Vallejo (UGT), tildó de "episodio esporádico" el conflicto con Comisiones y afirmó que ambos sindicatos mantendrán la "unidad de acción". "Afrontamos juntos la negociación del convenio colectivo", aseguro. El plan supone reducir en un 40% la plantilla actual (393 trabajadores), aunque la empresa también se compromete a hacer fijos de modo automático a 25 trabajadores con contratos eventuales y a asumir al resto de discontinuos de forma paulatina.

Prejubilaciones

UGT quiere ahora que la Junta firme el acuerdo como "garante" y luego lo mandará a la cúpula de la multinacional, que había condicionado la inversión necesaria para la nueva planta (300 millones de euros) al acuerdo laboral.

Dirigentes de este sindicato habían asegurado que el Ejecutivo andaluz respaldará el plan para anticipar el plan de prejubilaciones a los 54 años y acelerar así la incorporación de trabajadores eventuales. El consejero de Empleo, José Antonio Viera, quiso dejar claro ayer que la Junta no aportará ayudas económicas a Heineken para reducir su plantilla. "Si Heineken plantea una regulación de empleo y el comité de empresa lo acepta, la Junta no se opondrá. Si lo que plantean es que la Junta apoye el expediente ayudando financieramente, rotundamente no, porque no es una compañía en crisis", zanjó.

Por su parte, el concejal de Empleo y portavoz adjunto de IU en el Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, reclamará a Heineken "explicaciones sobre el contenido y alcance" de las medidas. Heineken consiguió hace apenas unas semanas el compromiso del Ayuntamiento para recalificar el suelo de la factoría actual y cambiar su uso al de viviendas residenciales y oficinas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de febrero de 2004