Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe del programa espacial Aurora de la ESA planea el viaje tripulado europeo a Marte para 2030

El director del programa de exploración espacial Aurora de la Agencia Espacial Europea (ESA), Franco Ongaro, aseguró ayer que los planes de la agencia contemplan la posibilidad de un viaje a la Luna previo a una misión tripulada a Marte. "Creemos que es técnicamente factible enviar una misión humana a la Luna entre 2020 y 2025 y después a Marte, entre 2030 y 2035", explicó Ongaro, en el curso de una reunión de científicos en Londres de Aurora cuyo programa todavía no está definido y carece de fondos.

"Necesitamos -subrayó el experto- regresar a la Luna antes de ir a Marte. Tenemos que aprender a andar antes de poder correr". Ongaro negó que los planes de la ESA tengan como objetivo el competir abiertamente con la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) o Rusia en la carrera por la conquista del planeta rojo, y abogó por la colaboración entre todos los interesados.

El mes pasado, el presidente estadounidense, George W. Bush, anunció los planes de la NASA para mandar un astronauta a la Luna para 2020, antes de enviar una misión tripulada por hombres a Marte en 2030. La ESA pretende probar en 2007 un transbordador que viaje a la Luna y pueda soportar velocidades más elevadas de las experimentadas hasta ahora por otras aeronaves espaciales. Dos años más tarde, los expertos europeos quieren enviar a Marte el robot ExoMars, cuyo objetivo sería la búsqueda de vida -pasada o presente- y en 2014 la ESA desea poner en marcha una misión para transportar material marciano a la Tierra.

El científico británico Colin Phillinger, responsable del módulo europeo Beagle2, perdido desde la pasada Navidad en algún lugar de Marte, subrayó la importancia de constatar la existencia de vida en ese planeta antes de la llegada de los humanos. "Se puede esterilizar un robot, pero no se puede hacer lo mismo con un astronauta. De forma inevitable, un humano introduciría microbios en el planeta y lo contaminaría", comentó el profesor Phillinger.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de febrero de 2004