Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mercedes Sampietro advierte del peligro de la militarización del pensamiento

La presidenta de la Academia discrepa con Del Castillo al recibir el Premio Nacional de Cine

La presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, Mercedes Sampietro, advirtió ayer sobre el peligro que supone "el pensamiento único que impera en todo el mundo, y estamos en un momento de militarización del pensamiento". Lo dijo en Madrid después de recibir, de manos de la ministra de Cultura, Pilar del Castillo, el Premio Nacional de Cine 2003. Sampietro discrepó públicamente con la ministra sobre la presión vivida por Julio Medem. Del Castillo sostiene que la única libertad de expresión que está amenazada es la de las víctimas del terrorismo de ETA, mientras que la actriz cree que "la libertad de expresión sí está en peligro cuando se amenaza y coarta una obra de creación".

"Consideran que quien no piensa lo que se debe pensar se sitúa en el lado contrario"

La gala de los Goya no ha puesto fin a la polémica que se suscitó por el documental de Julio Medem La pelota vasca, la piel contra la piedra, en el que expresa su particular visión del conflicto vasco. La ministra de Cultura, partidaria de las posiciones de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, dijo ayer que el realizador vasco no ha sido coaccionado y que cualquier método pacífico es válido para defender la libertad. "Las víctimas del terrorismo son las que verdaderamente tienen diezmada la libertad de expresión, los únicos que están amenazados, los que han sufrido la acción terrorista". Afirmó que no existe censura en España y aseguró que Julio Medem no ha sido coaccionado, ya que los métodos de crítica que ha empleado la AVT contra él no le han mermado su libertad de expresión. "Se puede utilizar cualquier método para defender la libertad de expresión mientras sea pacífico".

Pilar del Castillo -que precisamente hizo estas declaraciones tras finalizar la entrega del premio en el cine Doré de Madrid, frente a una vitrina en la que estaba expuesto, entre otros libros, un ejemplar de La pelota vasca, la piel contra la piedra (Aguilar)- confesó que ya ha visto el documental de Julio Medem y que no le gusta. "La película cuenta que existe un conflicto y que por un lado está la banda terrorista, y por otro, el Gobierno y el partido que lo sustenta, el PP. La película traslada con precisión la opinión del director sobre lo que ocurre en el País Vasco, una posición que detalló en un artículo publicado en un periódico de tirada nacional y con la que no estoy de acuerdo en absoluto", matizó. "Si la posición de partida de ese documental es que hay dos polos opuestos y que en uno está la banda terrorista, y en el otro, un gobierno elegido legítimamente, no puedo estar de acuerdo", añadió Del Castillo.

Mercedes Sampietro, presidenta de la Academia de Cine, al conocer por los informadores las declaraciones de la ministra, no titubeó en manifestarse radicalmente en contra. "La libertad de expresión sí está en peligro cuando se amenaza y coarta una obra de creación", dijo la presidenta. Apostilló que, en representación de la Academia de Cine, se vio obligada a pronunciar un discurso en la gala de los Goya al hilo de los acontecimientos para "hacer un apoyo clarísimo a nuestro compañero [Julio Medem]".

Sampietro hizo un balance positivo de la pasada edición de los Goya. "Estoy contenta. Sentí que lo que decía en mi discurso representaba a la mayoría de la Academia, me sentí arropada y vi mucha comunicación. Creo que la gente esperaba oír algo parecido y les gustó". Rechazó las críticas de algunos sectores por no haber tomado una postura contundente en contra de ETA. "Todavía no he encontrado a nadie que no esté al lado de las víctimas del terrorismo, a excepción de ETA. La institución a la que represento ha reiterado en numerosas ocasiones que está contra la banda terrorista. El 'No a la guerra' y el 'No a ETA' no son comparables". Para la presidenta de la Academia, "el 'No a la guerra' fue espontáneo, una exigencia y una petición de responsabilidades al Gobierno que nos representa a todos. ETA no nos representa y no se le puede pedir el mismo tipo de responsabilidades", dijo Sampietro, que cree que en este tema "hay informaciones sesgadas y confusas. Se confunde una cosa con la otra", apostilló.

La actriz habló del peligro que corremos frente al "pensamiento único que impera en todo el mundo, y estamos en un momento de militarización del pensamiento. Hay una corriente que considera que quien no piensa lo que se debe pensar, se sitúa en el lado contrario, y eso no es democrático. Con eso no quiero decir que unos sean mejores ni peores, sólo pensamientos distintos", explicó.

En relación con esta polémica, el director de Els Joglars, Albert Boadella, dijo ayer en Zaragoza, donde presentó El retablo de las maravillas -cinco variaciones sobre la obra homónima de Cervantes- que "la estética debe tener la máxima libertad de expresión, pero el artista siempre está sometido a la ética".

Antes del cruce de declaraciones, la ministra entregó a Mercedes Sampietro el Premio Nacional de Cinematografía, dotado con 30.050,61 euros. El galardón, concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, está destinado a recompensar "la extensa y rigurosa" trayectoria cinematográfica de Sampietro, "puesta de relieve en 2002 en su sobresaliente interpretación en la película Lugares comunes, de Adolfo Aristarain".

Sampietro pronunció un tierno discurso en el que viajó a su infancia para recordar su vinculación con el cine. "Me veo en aquella Barcelona de los años cincuenta y me produce cierta ternura recordar a la niña extremadamente tímida que era. Ir al cine, entonces, era sentir la sensación de abandonar un país triste, opaco, gris y mediocre; era entrar en otro mundo lleno de pasiones, de aventuras, de emociones desatadas e intensas, de vida, en una palabra". Recordó a sus mitos, a aquellos seres que le parecían inalcanzables, y a James Dean, "la máxima jerarquía de mi olimpo particular". Habló de su oficio y de la fascinación de su trabajo. "No podía imaginar entonces que acabaría haciendo de aquel oficio, que me resultaba tan asombroso, mi profesión. Y, aunque los mitos han desaparecido de mi vida -esto no lo tengo muy claro con respecto a Clint Eastwood-, todavía conservo la fascinación por esos actores de cine".

Un frío discurso

No hubo emoción en las palabras que pronunció la ministra de Cultura, Pilar del Castillo, cuando entregó el Premio Nacional de Cine a Mercedes Sampietro, y su discurso se centró en la lectura de la filmografía de la actriz. Del Castillo resaltó su "larga e intensa carrera, por la variedad de palos que ha tocado". Añadió que "es difícil saber dónde está su secreto para conseguir esas excepcionales interpretaciones; tal vez sea que las trabaja desde dentro, a lo que hay que unir su voz".

Mercedes Sampietro, dijo la ministra, es "una excelente actriz para expresar sensaciones y sugerir matices emocionales muy detallados".

La presidenta de la Academia, que no sabe aún si se presentará a la reelección, estuvo acompañada por un centenar de compañeros, entre los que se encontraban directores como Montxo Armendáriz, Gerardo Herrero, Jaime Chávarri y José Luis Borau, y actores como Juan Diego Botto y Pilar Bardem.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de febrero de 2004

Más información