Tribuna:El 'caso Carod' y las elecciones andaluzas
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Error político o sentido común

La posición de IU sobre las conversaciones de Carod con ETA es muy clara: ha cometido un grave error al intentar un proceso de diálogo imposible mientras la organización terrorista no deje de matar, y una estupidez al intentarlo en solitario, con deslealtad al Gobierno catalán y en vísperas de unas elecciones generales, sin prever la utilización mediática y sus consecuencias. Al mismo tiempo, hemos defendido y respetado la autonomía de las instituciones catalanas, pues nuestro modelo de Estado federal implica que las responsabilidades de las autonomías deben solventarse en dicho ámbito. Y defendemos la necesidad de salvaguardar el Gobierno tripartito porque ese es el objetivo final del PP: dinamitar las posibilidades de que se constituyan gobiernos de izquierda que cuestionen su modelo económico y su modelo de Estado. Para ello no dudan en repetir las elecciones si el resultado no les gusta, como en Madrid, en utilizar la información de los servicios secretos, como en Cataluña, o en crear una "sospecha anticipatoria" ante la posibilidad de otras mayorías de izquierdas en Andalucía y en España. Por eso, Teófila Martínez pretende hacer del error de Carod un tema central en Andalucía. El PP quiere huir del debate sobre la situación real de nuestra tierra, tapando así su agresión permanente y su responsabilidad como Gobierno central por las graves consecuencias que las políticas de la derecha tienen sobre nuestra comunidad: la negativa a liquidar toda la deuda del Estado, el recorte de inversiones, sus políticas laborales, la insuficiencia de viviendas protegidas, la militarización de nuestro territorio, la tragedia de la inmigración, la incidencia negativa de la política agraria europea, la pretensión de eliminar el subsidio agrario, entre otras. Esta pretensión ha situado a Teófila Martínez al borde del ridículo, pues sus declaraciones sobre los pactos con fuerzas como ERC es todo un patinazo al demostrarse que el PP gobierna en cinco municipios catalanes con los temidos independentistas.

Más información
Sospechas y sombras
La campaña robada
Menos Carod, más Andalucía

Las dudas sobre el liderazgo de Zapatero y sus propios errores, como los pactos firmados con el PP sobre el terrorismo y la justicia, la contradictoria política del PSOE sobre el modelo de Estado y el propio cansancio de Chaves tampoco justifican que nuestra campaña se centre en este tema, como si Carod y Maragall fueran candidatos andaluces. Quienes defendimos que no coincidieran los comicios andaluces con los generales nos temíamos la supeditación del debate andaluz al estatal y una fuerte confrontación entre el PSOE y el PP, que aspiran ambos a consolidar el bipartidismo en España, como ya ha planteado Ibarra.

IU quiere hablar sobre desarrollo, empleo de calidad, viviendas a precios asequibles, calidad en la educación pública, la violencia de género, etcétera. Esto es lo que pide el sentido común.

Diego Valderas es coordinador general de IU.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS