Blair afronta ahora los fallos del espionaje en Irak

La resurrección política del jefe del Gobierno del Reino Unido, Tony Blair, fue admitida ayer unánimemente por la prensa británica, incluso por aquellos sectores que le son hostiles. La dimensión de la victoria del Gobierno en su enfrentamiento con la cadena BBC ha borrado al menos por un tiempo la imagen de un primer ministro acorralado, que la víspera había mostrado su debilidad con una victoria por los pelos en la votación en el Parlamento sobre la reforma de las tasas universitarias.

Sin embargo, como el día antes hizo la oposición, también la prensa fue unánime al apuntar que el informe del juez Hutton cierra el caso Kelly pero no acaba con la polémica sobre las armas de destrucción masiva en Irak y los fallos del espionaje. Bien al contrario, las conclusiones del juez no han hecho más que aportar argumentos a favor de una investigación más amplia, sobre la que lord Hutton no tenía mandato.

"El informe Hutton no es el final de la historia", señala el rotativo The Guardian. "El Gobierno puede haber sido absuelto de la muerte del doctor Kelly, pero eso no significa que era honesto acerca de la guerra de Irak. Aún tiene mucho por probar", opina el diario. The Times, que siempre ha apoyado la guerra en Irak, escribe: "Si las averiguaciones del Iraq Survey Group demuestran que el espionaje anterior a la guerra sobre las armas de destrucción masiva estaba equivocada, entonces tendría que haber una investigación sobre lo que ocurrió".

Para el Financial Times, "en el futuro, las razones para hacer una guerra preventiva contra una tiranía totalitaria se tienen que apoyar en algo más que el espionaje".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS