_
_
_
_

Cataluña pretende que las empresas que cierren retornen las ayudas

El Gobierno catalán estudiará fórmulas para que, en adelante, las empresas que han recibido ayudas de la Generalitat para instalarse en Cataluña las devuelvan si cierran la planta. Así lo afirmó ayer el consejero de Economía, Antoni Castells, cuando está en el candelero el cierre de la planta de Samsung en la localidad barcelonesa de Palau-Solità i Plegamans, que emplea a 446 trabajadores y que ha sido anunciado por el grupo coreano. "Estas ayudas son para que se instalen y no para que se vayan, de manera que, lógicamente, en el momento en el que se produzca la deslocalización se ha de examinar con cuidado hasta qué punto estas ayudas deben ser reembolsadas", afirmó Castells.

En declaraciones a la emisora Catalunya Ràdio, el consejero defendió tomar medidas para prevenir estos procesos de deslocalización que se están dando en Cataluña, con los anuncios de cierre de la factoría de Samsung y de Philips, esta última en la localidad barcelonesa de La Garriga.

Se da la circunstancia de que Samsung compró en 1989 el suelo que alberga su planta a un organismo dependiente de la Generalitat por 823.000 euros, un tercio de su valor real.

El grupo corenano también recibió de la Generalitat ayudas para Investigación y Desarrollo (I+D) y otros conceptos por 3,48 millones de euros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_