Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

Reporteros sin Fronteras califica 2003 de "año negro", con 42 periodistas muertos

El año 2003 ha sido "negro" para la libertad de prensa, con un total de 42 profesionales muertos, según el balance elaborado por la organización no gubernamental Reporteros sin Fronteras (RSF). La cifra de periodistas fallecidos en el ejercicio de su trabajo es la más alta desde 1995, año en el que perdieron la vida 49, de ellos 22 en Argelia. En 2002 se contabilizaron 25 muertes violentas entre los profesionales de la información.

El enorme despliegue militar y la cobertura mediática sin precedentes de la guerra de Irak explican en parte el elevado número de fallecidos. Reporteros sin Fronteras constata que "cada vez resulta más peligroso para los periodistas cubrir una guerra". En Irak fallecieron 14 profesionales de los medios de comunicación, entre ellos los españoles José Couso, camarógrafo de Tele 5, y Julio Anguita Parrado, reportero del diario El Mundo.

Junto con Irak, son Filipinas y Colombia los países que más muertes violentas registraron, con siete y cuatro, respectivamente. "Todos los indicadores de los atentados a la libertad de prensa en 2003 están en rojo", remarca la organización, que denuncia "al menos" 766 informadores detenidos, 1.460 agredidos o amenazados y 501 medios censurados. Y agrega que en la actualidad permanecen encarcelados 124 periodistas y 61 ciberdisidentes (internautas críticos hacia el poder, celosamente perseguidos en China).

Para Reporteros sin Fronteras, el constante aumento de atentados a la libertad de prensa desde 2001 está relacionado con la lucha contra el terrorismo y las leyes antiterroristas adoptadas en algunos países tras los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono.

En general, 2003 ha sido un año "asesino" para la libertad de prensa. Y especialmente en Oriente Próximo, donde perdieron la vida 16 periodistas: dos como consecuencia del conflicto palestino-israelí y 14 en Irak. Además, una quincena resultaron heridos durante la cobertura de la guerra y la posguerra iraquí. Según esta organización, al ejército estadounidense se le puede considerar responsable de la muerte de al menos cinco periodistas, "pero en ninguno de los casos una investigación digna de ese nombre ha aclarado las circunstancias de esos dramas".

Asia fue un escenario particularmente peligroso para los informadores, con 16 muertos, mientras que en Latinoamérica los atentados a la libertad de prensa permanecieron "relativamente estacionados" respecto a 2002, con la excepción de Cuba. En África se ha observado una tendencia generalizada a "la degradación" de las condiciones para ejercer la profesión. Respecto a la Unión Europea, RSF destaca el caso de Italia, donde el conflicto de intereses de Silvio Berlusconi (jefe del Ejecutivo y dueño del imperio audiovisual Mediaset) representa "una amenaza para el pluralismo informativo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2004