Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El refuerzo de la vigilancia en el Estrecho no rebajó la llegada de inmigrantes en 2003

Detenidas 235 personas por tráfico de extranjeros, el doble que el año pasado

El flujo en la llegada de inmigrantes clandestinos a la zona del Campo de Gibraltar, una de las principales puertas de entrada de la península, se mantuvo durante 2003 en cifras similares al año anterior (4.735 frente a 4.666), a pesar de la entrada en funcionamiento del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE). Esto demuestra, según algunas ONG que trabajan en la zona, que el dispositivo es ineficaz en la lucha contra la inmigración clandestina. La Guardia Civil, sin embargo, dobló las detenciones relacionadas con el tráfico de personas.

La mayoría de estos inmigrantes eran de origen marroquí (3.235), seguidos de los 652 procedentes de Liberia, 197 de Sierra Leona, 88 de Nigeria, 73 de Gambia, 65 de Mali, 51 de Costa Marfil, 49 de Congo, 45 argelinos, 27 de Benin y 253 asiáticos. La cifra sólo supera en 69 el número de detenidos por la Guardia Civil en la zona en 2002, cuando se localizaron en la costa del Campo de Gibraltar 4.666 extranjeros que intentaban entrar de forma irregular. Al igual que en 2003, la mayoría (un total de 2.680) procedía de Marruecos.

Para el coordinador de Cruz Roja en Tarifa, Juan Triviño, esto demuestra que el SIVE "sólo ha servido para desviar los tráficos de embarcaciones clandestinas desde las costas de Algeciras o Tarifa, a las de Barbate, Rota o incluso, Málaga , Almería y Granada". Triviño considera que el aumento en la llegada de pateras a Canarias no está relacionado con el sistema de vigilancia implantado en el Estrehco, si no con "el menor costo que para los ciudadanos subsaharianos supone llegar a las islas antes que a las costas de Cádiz". Para alcanzar la costa gaditana, siguió el representante de Cruz Roja, tienen que permanecer escondidos en pisos o pensiones de Tánger y pagar un viaje más largo a las mafias que se encargan de los traslados hasta el norte de Marruecos.

La entrada en funcionamiento de forma efectiva del SIVE también ha podido ser una de las causas del aumento del número de muertes ocurridas en el año 2003 en aguas del Estrecho, ya que al hacerse más largas las travesías desde el norte de África, hasta las costas de Cádiz, Málaga, Granada o Almería, el riesgo se multiplica en relación a las expediciones que parten con destino a la península. Así, la Guardia Civil cifra en 14 los inmigrantes que perdieron la vida en las aguas del Campo de Gibraltar, a los que habría que sumar los fallecidos en otros puntos del litoral andaluz, como es el caso de Rota (Cádiz), donde en un solo naufragio murieron, al menos, 38 personas. Una tragedia que superó las cifras de cadáveres recuperados en las costas campogibraltareñas en todo el año 2002, donde se contabilizaron 32 muertes.

Durante 2003, la Guardia Civil incrementó el número de detenidos por su presunta relación con la inmigración irregular con 235 personas -entre ellos 21 patrones de las expediciones-, mientras que en 2002 habían sido 167 los detenidos.

Aunque hace más de un mes que no se producen desembarcos en la comarca, los voluntarios de Cruz Roja creen que el fenómeno no cesará a pesar del acuerdo suscrito entre los Goibernos de España y Marruecos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 2004