Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 88% de los extranjeros afiliados a la Seguridad Social es extracomunitario

El 88% de los extranjeros afiliados a la Seguridad Social en la Comunidad de Madrid procede de países que no pertenecen a la Unión Europea, según el estudio La Inmigración en Madrid, realizado por el sindicato Comisiones Obreras. Según afirmó la secretaria de Política Social de CC.OO de Madrid, Pilar Morales, "de los cerca de 172.000 inmigrantes extracomunitarios afiliados a la Seguridad Social, el 71% pertenecen al Régimen General de la Seguridad Social; el 23,4% al de Empleadas de Hogar; el 5,2% al Régimen de Autónomos y el 0,4% al Régimen Agrario".

En cuanto al país de origen, el colectivo más numeroso procede de Ecuador, con casi 48.000 trabajadores en diciembre del año pasado. Le sigue Colombia, con 19.770 afiliados; Marruecos, con 17.800; Perú, con 13.129; Rumania, con 12.603 y 60.441 afiliados más, que proceden de más de cien países distintos. Respecto a la evolución de los trabajadores extranjeros afiliados a la Seguridad Social en Madrid, Morales explicó que "en diciembre del año 1999 eran 57.885 los no comunitarios afiliados, mientras que en diciembre de 2002 ya eran 171.604" lo que representa un incremento del 196% en sólo tres años.

Los extranjeros afiliados a la Seguridad Social madrileña procedentes de países comunitarios han pasado de 16.782, en diciembre de 1999, a 23.889, en el mismo mes de 2002, lo que supone un aumento del 42%. En este último apartado, los colectivos más numerosos son los procedentes de Francia (4.819), Italia (4.708), Portugal (4.218) y Reino Unido (3.860). El secretario general de CC.OO de Madrid, Javier López, manifestó que los trabajadores inmigrantes cotizan a la Seguridad Social, a la Formación Continua, al desempleo y, "por lo tanto, generan derechos sociales a una pensión, a la cualificación profesional y a desempleo".

Señaló además que los inmigrantes extracomunitarios "se ven sometidos a salarios bajos, contratación precaria y a una auténtica explotación y tráfico de seres humanos, lo cual deteriora las condiciones generales de trabajo y afectan a todos los empleados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de diciembre de 2003