Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DEL PNV

Imaz apuesta por un País Vasco construido "entre nacionalistas y no nacionalistas"

El futuro presidente del PNV afirma que su reto será "sacar adelante" el 'plan Ibarretxe'

Josu Jon Imaz, nuevo líder del PNV a falta de su elección formal en enero, hizo ayer en su primera comparecencia un ejercicio de compromiso con la ponencia política de su partido, pero sobre todo con el plan Ibarretxe, entendidos ambos como "marcos" de su futura actuación y como instrumentos para una construcción del País Vasco "entre todos, nacionalistas y no nacionalistas". Imaz se declaró animado a "la búsqueda de espacios de colaboración" con otras formaciones y también decidido a contar con su contrincante, Joseba Egibar, aunque éste ha quedado apeado de la ejecutiva.

En su primera comparecencia tras su ajustada victoria, Imaz quiso emitir dos mensajes: su compromiso con la propuesta del lehendakari, a la que siempre se refirió como "proyecto de convivencia", y su voluntad de integración tanto dentro de su partido, hacia los perdedores de la batalla, como fuera.

Imaz aseguró ayer que había recibido llamadas y "muestras de simpatía de todo el arco parlamentario vasco y del Estado español". "Ello me anima", añadió, "a seguir en esa senda de búsqueda de espacios de colaboración para la convivencia en este país". Antes había hecho ya expresión de su convencimiento, que extendió a su partido, de que el País Vasco hay que "construirlo entre todos, entre nacionalistas y no nacionalistas". Imaz se ratificó también en su reciente afirmación de que el Pacto de Lizarra pertenece al pasado.

No hubo ni una palabra sobre la unidad nacionalista por la que explícitamente ha apostado en el proceso electoral su contrincante, Joseba Egibar, y que inspira también la ponencia que la asamblea general del PNV debatirá en enero. Imaz definió ayer a esa ponencia como "marco de la actuación del partido", junto con la propuesta de Ibarretxe, a la que luego colocó por encima al definirla como "el proyecto que une a la mayoría del PNV y de la sociedad vasca". "En eso estamos todos unidos, Joseba Egibar, Josu Jon Imaz y todos los militantes del PNV", añadió.

Imaz no quiso hacer cábalas sobre los condicionantes que le puede imponer lo ajustado de su victoria: "Mi absoluta voluntad es integrar y aglutinar a todas las personas, sensibilidades y territorios, y además lo hago de buena gana y por convencimiento", aseguró. "El eje de mi actuación como presidente será sumar fuerzas" y trabajar "en una perfecta sintonía entre el lehendakari, el Gobierno y el partido, como tiene que ser".

Pese a que Egibar no tiene ya ninguna posibilidad de entrar en la ejecutiva en enero, Imaz revalidó una oferta ya realizada durante la campaña interna y afirmó: "Tengo clarísimo que quiero contar con Joseba Egibar en la conducción política del PNV". "Buscaremos las fórmulas", aseguró. El sector ganador tiene la intención de mantenerle como portavoz parlamentario "indiscutido", según señalaron fuentes del grupo a este periódico.

Egibar mantiene una gran distancia hacia estos ofrecimientos y reprocha a Imaz que los efectúe después de presentarse como alternativa para impedirle ser presidente. Egibar fía su fuerza y su presencia a la victoria en votos absolutos (unos cientos de papeletas sobre Imaz, según fuentes cercanas al aún portavoz del PNV) y a la posibilidad que le brindan de librar futuras batallas, así como a la impronta que él y Arzalluz han dejado en la ponencia política a la que Imaz se deberá.

Puede también pelear el próximo mes de mayo por la cabeza de la ejecutiva guipuzcoana, que le llevaría automáticamente a la dirección nacional, pero ayer en el entorno de Egibar parecía descartarse, al menos por ahora. Las mismas fuentes resaltaron que tiene incluso posibilidades de disputar Vizcaya. Imaz ensalzó a Xabier Arzalluz, de quien dijo que tendrá "un lugar de oro en la historia del nacionalismo y del PNV" También declaró su "orgullo" por la "lección de democracia, vida y dinamismo" que, a su juicio, ha dado el PNV con este proceso electoral interno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2003