Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cántabro Lorenzo Oliván gana el Premio Generación del 27 con 'Libro de los elementos'

Más de 400 originales han participado en este certamen, dotado con 15.000 euros

Lorenzo Oliván (Castro Urdiales, Cantabria, 1968) ha ganado el sexto Premio de Poesía Generación del 27 con su obra Libro de los elementos, un ejemplar de más de 40 poemas estructurados en torno a los cuatro pilares de la naturaleza, aire, fuego, agua y tierra, y que camina en la corriente del nuevo simbolismo. Este año se han presentado al certamen 411 originales de distintos países europeos así como latinoamericanos, entre ellos, Uruguay, Argentina y Chile. El Premio Generación del 27 se ha convertido en el de mayor participación de España.

El premio es también uno de los mejores dotados económicamente: el ganador obtiene 15.000 euros y la publicación de su obra por la editorial Visor. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Oviedo, Lorenzo Oliván obtuvo el Premio Luis Cernuda por Visiones y revisiones, su segundo libro y el Premio de la Fundación Loewe por Puntos de fuga, su tercera publicación. Cuando recibió este último galardón, en 2000, comenzó a escribir Libro de los elementos, obra que ha finalizado este mismo año 2003.

"Me presenté a este certamen porque ya es un premio consolidado, lleva seis convocatorias, porque publican de la obra y la dotación económica es importante. Pero lo que más me atraía era el nombre de la Generación del 27", comenta Lorenzo Oliván.

"Accedí a estos poetas en la adolescencia. De ellos he heredado mi pasión por revelar el matiz de las cosas, el impresionismo visual que persigo en mi poesía. Esto era, de alguna manera, como volver a los primeros autores que descubrí hace años", añade el premiado. Libro de los elementos es la cuarta obra de poemas de este autor que trabaja como profesor de Lengua y Literatura en Zaragoza y es codirector de la revista Ultramar desde 1997.

"No todos los poemas aluden claramente a los elementos, pero pensé que éstos le daban una estructura orgánica al libro, que tendría un entramado mayor si jugaba con esta idea", dice Oliván. Su obra se mueve dentro del simbolismo, uno de los grandes movimientos de la poesía moderna. "Al simbolismo le debemos esa mirada que nos lleva a trascender de la realidad", afirma el poeta.

"Yo quería sugerir un anclaje a la realidad, por lo que utilicé los elementos, pero éstos son, a su vez, una metáfora. Mi aspiración es llegar a lo metafísico, superar las propias apariencias", añade Lorenzo Oliván.

En esta sexta edición del Premio de Poesía el jurado ha estado presidido por Pablo García Baena. También han formado parte de él la ganadora de 2002, Gioconda Belli, los poetas Luis García Montero, Francisco Ruiz Noguera y Francisco Díaz de Castro y el director del Centro Cultural de la Generación del 27, Julio Neira.

Debido a la gran participación, un 10 por ciento más que el año anterior, se hizo una selección previa y el jurado tuvo que dictaminar sobre 15 originales de los 411 que han sido presentados. "Los 15 eran de gran calidad y después de las discusiones habituales elegimos tres libros. Por mayoría resultó vencedora la obra de Oliván", explica el presidente del jurado, Pablo García Baena. "Su libro se caracteriza por la perfecta conjunción de los elementos representados por el mar, el desierto, las llamaradas y el vendaval que lo arrasa todo", afirma García Baena.

"Es una obra bellísima y será un nuevo éxito de la editorial Visor, estoy seguro", añade el presidente del jurado.Creación, Raíz y Gota de agua son algunos de los poemas que se encuentran en Libro de los elementos. "Como en el poema de Poe, en el que una gota cae sobre la cabeza de un ajusticiado, en los versos de Oliván el agua se escapa de un grifo lenta y repetitivamente y el insomne ha de escucharla sin remedio", asegura García Baena.

Después del Premio de Poesía Emilio Prados, uno de los apoyos más importantes del país a la creación joven, este certamen, también organizado por el Centro Cultural de la Generación del 27, se consolida como reclamo de autores de todas las edades.

"Los premios siempre son un estímulo, sobre todo cuando eres joven. Como para mí la poesía no es algo circunstancial, seguiré en la brecha", concluye el galardonado.

Pintura

Por otra parte, el Centro Cultural de la Generación del 27 recibió ayer del pintor Juan Posada la donación de sendos retratos de los poetas Emilio Prados y Manuel Altolaguirre, que pertenecieron a este grupo literario, informa Efe. Posada justificó ayer la creación de ambas pinturas, durante el acto de donación de las mismas, porque "me interesaron mucho sus obras y estudié su poesía en el exilio", y explicó que en ambos poetas quiso reflejar "su pena por estar lejos de la patria y por haber perdido su causa en España".

De ahí el color grisáceo que predomina en la figura de ambos, explicó este pintor de la localidad malagueña de Vélez-Málaga, que se basó en poemas de ambos para situar a Altolaguirre con las vistas desde Gibralfaro de fondo y a Prados, en la Alameda Principal de la capital malagueña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de diciembre de 2003