Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINION DEL LECTOR

Laetitia, Leticia, Letizia

Siendo latinista como soy, me parece adecuado a día de hoy escribir acerca del fonema latino -tia, que, a su cambio castellano es trasformado a -cia y al euskera -zia; ejemplo de ello es la palabra latina iustitia, castellana justicia y vasca justizia. La presentadora de telediario que, de la noche a la mañana, ha pasado a ser tratada de doña, se ve que quiere ser centro discreto de atención mediante sus caras vestimentas y, también en este caso, a través de su nombre, usando su traducción al italiano, haciendo un guiño a, en este caso sí, la República de Italia, en cuya lengua también es Letizia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de diciembre de 2003