Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTRENO | 'SWAT. Los hombres de Harrelson'

Samuel L. Jackson se transforma en uno de los hombres de Harrelson

Clark Johnson ha llevado al cine la famosa serie de televisión

Al actor estadounidense Samuel L. Jackson las consignas de Michael Moore en contra del uso de armas en su país le suena a chino. Es más, considera que una buena película necesita grandes dosis de acción y violencia. Una fórmula que se aplica al milímetro en SWAT. Los hombres de

Harrelson, la versión en cine de la famosa serie de televisión que él protagoniza y que dirige Clark Johnson. Son pocos los minutos en la cinta en los que no se oyen disparos o no se ven escenas violentas. "Nuestro productor hizo este filme para que los niños pudieran verlo. No hay casi sangre ni se ve gente explotando por los aires. Tampoco hay tacos", argumentó Jackson en Madrid durante la promoción del largometraje sobre el cuerpo especial de la policía de Los Ángeles que se estrena hoy y que está recomendado para mayores de 13 años. "De pequeño jugaba a Los hombres de Harrelson, pero nunca podía imaginarme interpretando a un blanco ", recordó el artista, que saltó a la fama internacional por su papel en Pulp

MÁS INFORMACIÓN

Fiction, de Quentin Tarantino.

"A la gente le gusta ver en la pantalla una masacre, que no vive en su vida cotidiana, para volver a casa y sentirse protegidos", razonó. "Estados Unidos no es un país más violento que otros, lo que ocurre es que hay mucha más información de lo que allí pasa. Por ejemplo, yo por Los Ángeles no llevo guardaespaldas y en Río de Janeiro hay que llevarlo. Hemos sabido de la violencia que se vive allí por el filme Ciudad de

Dios", afirmó. Se confiesa un fanático de los filmes de Hong Kong: "Tengo unos 700, ahora mismo llevo unos 15 en mi maletín para verlos en mi ordenador".

Los planes de los grandes estudios tras los atentados del 11-S de frenar el rodaje de largometrajes violentos han caído en el olvido y Jackson lo entiende: "Hubo un tiempo en el que no se sabía qué iba a pasar. La diversión para los americanos son aventuras con armas o espadas y lo que se han dejado de hacer son películas sobre terrorismo. Yo iba a rodar una película que no se hará nunca con Jennifer López. No se puede estrenar un filme en el que se pone una bomba en un centro comercial".

En SWAT. Los hombres de Harrelson actúan también Colin Farrel, Michelle Rodríguez, Olivier Martínez y Jeremy Renner. "Colin tiene una gran reputación con las mujeres y por eso en las escenas conmigo tiene que subirse a algo", aseguró el actor.

Jackson tuvo palabras de elogio para la actriz de la cinta, Michelle Rodríguez, una de las promesas latinas en Hollywood. "Michelle tiene una energía increíble. Salta, corre... quizás porque se bebe 13 red bull al día. Es muy pequeña y quiso llevar la metralleta en una mano y la otra suelta, como Al Pacino en Scar

face, y no pudo controlarla. Nos tuvimos que tirar al suelo", contó entre carcajadas.

Acaba de protagonizar la última película de Tarantino, Kill Bill, considerada la más violenta de la carrera del cineasta: "Es un homenaje a los filmes de Hong Kong, de los que él también es un fanático. Se trata de la venganza de una mujer a quien intentan asesinar y que se despierta del coma dispuesta a hacer justicia con una espada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de diciembre de 2003