Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LUCIANO BENETTON | Empresario de moda

"Siento como una obligación hacer crecer mentalmente a los jóvenes"

Luciano Benetton (Treviso, 1935) ha pasado fugazmente por Madrid para recoger uno de los premios Internacionales de la Moda que otorgaba por primera vez la revista Marie Claire. Hoy, ya lejos la aventura comenzada en 1965 con sus hermanos, es presidente del grupo empresarial de la moda que lleva su apellido por logotipo y que cotiza en las bolsas de Milán, Francfort y Nueva York. En estos años también ha tenido tiempo para otra aventura: la política, pues fue senador de la República Italiana entre 1992 y 1994. Benetton recibe en una de sus tiendas madrileñas. Va impecable dentro de su traje gris, camisa blanca, corbata negra, aparentemente ajeno en lo externo a su lema de siempre ("United Colors of Benetton"). En una mesita, varios ejemplares del último número de la revista Colors (es el 58, y desde el 41 está dirigida por el español Fernando Gutiérrez, el mismo que creara el suplemento Tentaciones), que se vende en más de 60 países y se edita en cuatro idiomas.

Pregunta. Sus colecciones tienen un carácter globalizador al hacerse una sola para todo el mundo.

Respuesta. Sí, es una sola colección, pero el clima es determinante. Naturalmente, en Europa del norte habrá y se venderán más prendas de abrigo que en las zonas tropicales, que en el Sur.

P. ¿Cómo se supervisa la creatividad?

R. Hay un equipo, un gran equipo, un buen equipo. Tenemos marcas diferentes. Por ejemplo, 012 para la ropa infantil; Sisley y United Colors, más centradas en la moda de tendencias, o Undercolors. Nuestra teoría es que los jóvenes deben ser creativos, y en parte, serlo también al vestir. De esta manera intervienen en el proceso. Y ese equipo creativo debe viajar, ver cómo los jóvenes solucionan sus problemas al vestir y también en otros aspectos.

P. ¿Y este proceso creativo quién lo dirige?

R. Hay un jefe que responde a la empresa. Pero lo importante es nuestra Fábrica. Éste es un proyecto nuevo con una idea central y objetiva de hacer investigación sobre la comunicación. [Fábrica se creó en 1994 en los alrededores de Treviso, en un complejo diseñado por el arquitecto Tadao Ando y hace de su objetivo principal el convertirse en un polo multicultural internacional, como laboratorio de creatividad aplicada a través de los jóvenes becarios].

P. Una búsqueda del talento allá donde esté.

R. Mire el cine. Ése es un buen resultado, un buen ejemplo de nuestro propósito. Algunos de nuestros cineastas recibieron premios en Cannes, en Venecia. Danis Tanovic ha llegado al Oscar a la mejor película extranjera. Es un proyecto ambicioso. Cerca de 40 jóvenes de menos de 25 años entran a formar parte de esa idea con bolsas de estudio.

P. Sus campañas de publicidad también han sido muy sonadas en todas partes. Recuerdo las del sida, las del uso del condón. Y han sido también muy criticadas, han levantado largas polémicas.

R. Ése es un trabajo enorme, hecho en colaboración con Oliviero Toscani, y el resultado fue al mismo tiempo, contemporáneamente, haber puesto en contraste cosas actuales, de nuestra realidad. Reflexionar, con lo que nos hace pensar que no han sido erróneas.

P. Lo de los condones continuó presente en otras campañas, y eso en Italia a algunos sectores conservadores no les gustó.

R. El alcalde de Nueva York pidió ayuda para impulsar el uso del condón entre los jóvenes, y nosotros ayudamos a fondo. Cuando se va de buena fe, las críticas no afectan. También hicimos la campaña sobre la pena de muerte en 1991, y en algunos países no gustó.

P. ¿Y las crisis actuales del sector?

R. Los momentos de crisis los sienten sobre todo los que están desorganizados. Lo que hay que estar es preparados para los cambios, y tener claro que nunca se regresa al pasado. Todo ha cambiado radicalmente desde que abrimos nuestra primera tienda en París en 1969.

P. Lo que le facilitó entrar en el mecenazgo.

R. Se trata de hacer crecer mentalmente a los jóvenes en muchos campos y eso lo siento como una obligación. Nos ocupamos de estudios sobre la naturaleza y sobre el patrimonio cultural, por eso hemos creado el Premio Carlo Scarpa, y en Treviso mantenemos un espacio con capacidad para entre 150 y 200 personas, un auditorio donde se debate, donde hay conciertos.

P. ¿Qué piensa de la guerra, de lo que pasa hoy, de los soldados italianos muertos?

R. Naturalmente, estoy en contra de la guerra. Lo de los soldados muertos es terrible, dramático, inútil. Por eso también es importante dirigirse a los jóvenes, a sus ideas, a su manera de ver los conflictos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de noviembre de 2003