Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RACISMO EN EUROPA

La comunidad judía en España dice vivir "asediada"

La comunidad judía en España "vive asediada", aunque no se puede hablar de que haya un antisemitismo como el que hay detrás de los actos violentos sucedidos en Francia. Así lo considera el presidente de la Comunidad Judía de Madrid, Jacobo Israel Garzón. "Tenemos una vigilancia policial permanente", añade.

Hace dos años, una pintada en la pared de la sinagoga Bet Yaacov, en Madrid, decía "muerte a los judíos", cuenta Garzón. Varios de los fieles de la comunidad en Madrid afirman haber recibido insultos y amenazas por carta y por teléfono aludiendo a su condición de judíos. "Hace un año quemaron la puerta de la sinagoga de Ceuta y también ha habido pintadas en la de Barcelona", explica.

El portavoz de los judíos españoles (unas 35.000 personas) cree que los actos de violencia no son "nada importantísimo, pero está claro que no somos una comunidad religiosa normal". Por ejemplo, "yo no veo que estas cosas les pasen a los evangelistas o a los presbiterianos", comenta.

La sinagoga Bet Yaacov, en el centro de Madrid, era una fortaleza el pasado viernes. Se oficiaba un arbit (ceremonia de la tarde) especial en memoria de las víctimas de los atentados en Turquía, al que asistían los embajadores israelí y turco. Seis personas (a la vista) controlaban a todo el que se acercaba a la manzana del edificio. A pocos metros, la Policía Nacional impedía el paso de vehículos a la calle donde está el acceso. Nadie podía quedarse parado en la puerta, ni para despedirse.

Jacobo Garzón considera que "se genera antisemitismo a través del lenguaje". El rechazo a la política israelí "se convierte en rechazo a los judíos a través de falsedades del idioma difundidas por los medios". Cree que en España "hay un imaginario colectivo en el que hay elementos antisemitas", y esos elementos son "inflamables" en ciertos momentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de noviembre de 2003