Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol considera "inadmisible" que Rajoy quiera "interferir" en Cataluña sembrando "miedo"

El presidente de la Generalitat en funciones, Jordi Pujol, aliado en los últimos siete años del Partido Popular (PP), arremetió ayer contra el futuro candidato de este partido a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, por su intento de "interferir" en la constitución del Ejecutivo catalán, sembrando "miedo" ante una eventual incorporación de Esquerra Republicana (ERC). "Cataluña, sus partidos, la sociedad catalana y las instituciones son lo suficientemente maduros como para que vengan a darnos miedo y amenazando con el coco", aseguró el dirigente nacionalista.

Pujol no ocultó su enfado a pesar de que Rajoy se mostró el jueves ante los empresarios partidario de que gobierne el candidato de CiU, Artur Mas. El PP ofrece la abstención para facilitar su investidura, pero necesita también la de los socialistas para que llegue a buen puerto el plan expuesto por Rajoy, que persigue como prioridad cerrar la puerta a la entrada de ERC al Gobierno de la Generalitat.

Según el aún presidente de la Generalitat, el encuentro de Mariano Rajoy con los empresarios Joan Rosell, Antoni Brufau, Eusebi Cima, Miquel Valls y Josep González se enmarca dentro del estilo del PP en los últimos años "de radicalización, involución autonómica, agresividad, arrogancia y visión excluyente de España". "Es sorprendente el desconocimiento creciente [que el PP tiene] de Cataluña", agregó Pujol.

Josep González, presidente de la patronal Pimec-Sefes, quiso restar trascendencia a la reunión con Rajoy: "Sólo ha querido transmitir su preocupación por la participación de ERC en el futuro Gobierno catalán y es positivo que pueda transmitirla", consideró el dirigente patronal. González puntualizó que, bajo su punto de vista, no debe entenderse el encuentro como una maniobra de "presión".

Joan Saura, presidente de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), opinó, por su parte, que el líder del PP se llevó una "importante bofetada política" porque los empresarios no se sumaron a su discurso del "miedo". ICV, que acudió a las elecciones del pasado domingo en coalición con Esquerra Unida i Alternativa (EUiA) -el socio catalán de Izquierda Unida (IU)- y pasó de cinco a nueve diputados, reunió ayer mismo a los diputados electos en el Parlament y empezó a organizar el nuevo grupo: Joan Saura cederá próximamente a Mònica Miquel su escaño en el Congreso y asumirá la presidencia del Grupo Parlamentario, y Joan Boada continuará como portavoz.

El líder de Iniciativa se mostró convencido de que habrá en Cataluña un gobierno de izquierdas y consideró "lamentable" que el PP, "que tiene en sus filas a personas que militaron en el franquismo", cuestione la "trayectoria democrática" de ERC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de noviembre de 2003