Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO y UGT apoyan la presencia de Esquerra en un Gobierno "de giro social"

Los sindicatos critican la injerencia de "los poderes fácticos" para marginar a ERC del poder

La presencia de Esquerra Republicana (ERC) en un próximo Gobierno de "giro social " fue ayer apoyada por las dos centrales sindicales mayoritarias, Comisiones Obreras (CC OO) y Unión General de Trabajadores (UGT). Sus máximos dirigentes se reunieron con la plana mayor negociadora del partido republicano y condenaron la "chapucera injerencia de ciertos poderes económicos y fácticos, no solo de fuera de Cataluña, sino también dentro de ella para tratar de configurar un próximo Gobierno sin respetar la soberanía expresada en las urnas".

Un día después de que el secretario general del Partido Popular, Mariano Rajoy, reuniera a cinco dirigentes empresariales catalanes para expresarles su temor a la incorporación de Esquerra Esquerra Republicana a un futuro gobierno catalán, los sindicatos quisieron manifestarse en sentido opuesto, mostrándose partidarios de esa presencia .

Tanto Joan Coscubiela, secretario general de CC OO de Cataluña, como Josep Lluís Álvarez, de UGT, quisieron mantener una exquisita equidistancia de formas sobre sus preferencias a la hora de poner nombre y apellidos al futuro Gobierno catalán. Es decir, manifestaron que tan legítimo será uno nacionalista como de izquierdas. No obstante, ambos dibujaron las grandes líneas que, a su juicio, debe seguir el futuro ejecutivo. Una de ellas, explicitaron, es el "giro social" que debe efectuar para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores. Según los sindicalistas, "los ciudadanos han expresado una clara voluntad de cambio social y de refuerzo nacional de Cataluña, lo cual debería quedar plasmado en el futuro Gobierno".

"Todo ciudadano o entidad tiene derecho a opinar y a expresar su punto de vista sobre el gobierno que desea, pero no en términos amenazantes o intimidatorios para tratar de imponer lo que no ha podido conseguir con las urnas", agregó Coscubiela.

Los sindicalistas quisieron poner tierra de por medio respecto a sus direcciones confederales y a lo que éstas puedan opinar -como hicieron recientemente sobre el plan Ibarretxe- sobre la incorporación de los republicanos a un futuro gobierno, ya que "son los partidos catalanes quienes deciden la postura a tomar ante cuestiones estrictamente catalanas".

La actitud de los dirigentes sindicales -un remanso de paz para los republicanos después de una campaña electoral con sectores patronales contrarios a dar responsabilidades de Gobierno a los independentistas- fue agradecida por el vicesecretario general de Esquerra, Josep Huguet. El dirigente de ERC subrayó el respeto de los sindicalistas a las negociaciones de los partidos y destacó que el modelo de elaboración del nuevo Estatuto "será catalán y no vasco".

Y si por la mañana la dirección de Esquerra se reunían con los sindicatos, por la tarde lo hizo con Eusebi Cima, el presidente de la patronal catalana Cecot, presente en la reunión de anteayer con el secretario general del PP, Mariano Rajoy, informa Sílvia Marimon. El presidente de Cecot defendió "una plataforma de consenso, desde Cataluña, para llevar a cabo reformas pendientes como la financiación y el estatuto". Mientras que Pere Esteve, ex secretario general de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) ahora en las listas de Esquerra, cargaba contra Mariano Rajoy por "su falta de respeto por los resultados electorales y su desconocimiento de la realidad social catalana", Cima lo defendía y "agradecía" su visita, al tiempo que expresaba su deseo de que "todos los secretarios generales de los partidos tuvieran el interés de Rajoy por enterarse directamente del actual panorama catalán y de lo que pensamos los empresarios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de noviembre de 2003