Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición de Georgia acusa a Shevardnadze de fraude electoral y anuncia que no irá al Parlamento

La Comisión Electoral Central de Georgia dio a conocer ayer, por fin, los resultados oficiales de las elecciones parlamentarias celebradas el pasado 2 de noviembre. La oposición ha acusado al presidente, Edvard Shevardnadze, de haber ordenado falsificar los resultados de los comicios y ha anunciado que no asistirá a las sesiones de la Cámara. Las dos últimas semanas han estado marcadas por las manifestaciones de protesta de los adversarios de Shevardnadze y por tensiones incluso entre los partidarios del líder georgiano.

Nueva Georgia, el partido que Shevardnadze formó en vísperas de las legislativas, obtuvo el 21,32% de los votos, seguido, con el 18,84%, de la Unión de Renacimiento Democrático, organización de Aslán Abashidze, el presidente de la región autónoma de Adzharia, ubicada en el suroeste del país. Cuando las protestas estaban en su punto más álgido, Shevardnadze viajó a Adzharia y se entrevistó con su antiguo rival, con el cual llegó a un acuerdo para poder permanecer en el poder.

El tercer resultado -18,8%- lo obtuvo el Movimiento Nacional, del ultranacionalista Mijaíl Saakashvili, máximo organizador de las acciones de protesta que han mantenido en tensión a la república transcaucásica en las últimas dos semanas. Por el Partido Laboral votó el 12,04%; por el Demócrata, el 8,79%, y por la Nueva Derecha, el 7,82%. El resto de las organizaciones que participaron en los comicios no logró pasar la barrera del 7%, el mínimo según la ley georgiana para poder obtener representación parlamentaria.

Escaños vacíos

Saakashvili declaró que los resultados oficiales equivalen a un "golpe de Estado" y acusó a Shevardnadze de haberse convertido en dictador. "Reuniremos a la gente a través de Georgia para protestar y denunciar la falsificación", advirtió Saakashvili. "Nuestros escaños permanecerán vacíos. No asistiremos a las reuniones de la Cámara", declaró por su parte Ninó Burdzhanadze, presidenta del Parlamento saliente y líder del Partido Demócrata.

Los desórdenes en Tbilisi y otras ciudades, unidos al temor de que las protestas desemboquen en otra guerra civil, han causado preocupación tanto en los países vecinos como en Occidente, sobre todo debido a que Georgia es una ruta de tránsito vital para el petróleo de los nuevos yacimientos del mar Caspio.

Los resultados hechos públicos corresponden a los 150 escaños que se eligen por el sistema proporcional en listas de partidos, pero todavía no se han dado a conocer los correspondientes a los 85 que se eligen de acuerdo al sistema mayoritario. De éstos dependerá si la unión de Shevardnadze y Abashidze, que ya tienen asegurados 71 diputados, logra obtener la mayoría en el nuevo Parlamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de noviembre de 2003