Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dibujos científicos de Cajal forman una exposición de arte

La muestra presenta al premio Nobel como pionero de la fotografía

La ciencia y el arte se fusionan en los dibujos y fotografías de Santiago Ramón y Cajal (1852-1934), el científico que sentó las bases de la actual neurociencia y premio Nobel de Medicina en 1906. La Casa Encendida, de Madrid (www.lacasaencendida.com; ronda de Valencia, 2, hasta el 5 de enero) presentó ayer una exposición con 169 dibujos, 90 fotografías, instrumentos científicos, pinturas, libros y objetos personales de Cajal.

"El arte contemporáneo vuelve a mirar a la ciencia", afirmó ayer el director de La Casa Encendida, José Guirao, al presentar la exposición Santiago Ramón y Cajal (1852-2003). Ciencia y arte, con materiales que han sido restaurados y catalogados por la Fundación Caja Madrid. Los dibujos, fotografías y objetos forman parte del legado depositado en el Instituto de Neurobiología Ramón y Cajal, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El instituto tiene la intención de construir un Museo Cajal donde se depositen estos materiales, que tienen una historia de olvido, deterioro e intentos de subastas.

La exposición, con espacios diferentes para los dibujos científicos (marcados con el sello de Museo Cajal que desaparece en el catálogo) y las fotografías, contiene, además instrumentos científicos -para explicar las nuevas técnicas de reproducción-, pinturas, publicaciones y la medalla del Nobel. José Guirao presenta a Cajal como el último maestro de la tradición artística del dibujo anatómico, que se asienta en el Renacimiento, y cambia su técnica de representación con la fotografía, a la que aporta inventos y nuevas técnicas.

"La muestra es una llamada de atención sobre un patrimonio que había quedado fuera del interés general", dijo Guirao. "Tiene un sentido reivindicativo y de homenaje a un excelente dibujante y fotógrafo, que para los jóvenes es un antecedente de las preocupaciones artísticas y sociales".

El director del Instituto Cajal, Ricardo Martínez, señaló que estos materiales "no son objetos muertos sino piezas de investigación básica que se siguen utilizando", mientras que el responsable científico del legado, Miguel Freire, afirmó que los problemas con los bienes de Cajal tenían una "explicación histórica", en etapas "sin control efectivo".

En la muestra han colaborado como asesores Paloma Esteban, Isabel Argerich y Pilar Sedano, que en el catálogo publican, junto a la reproducción de dibujos histológicos y fotos, estudios sobre la ilustración anatómica, la fotografía y la conservación y restauración de las piezas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de noviembre de 2003