Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcoi afronta su décimo brote de legionela con cuatro enfermos más

Los afectados son dos hombres de 72 y 75 años y dos mujeres de 81 y 73

Alcoi afronta su décimo brote de legionelosis. La Consejería de Sanidad confirmó ayer el contagio de dos hombres de 72 y 75 años y dos mujeres de 81 y 73 años, aunque no señaló desde cuándo padecen los síntomas de la neumonía que provoca la bacteria. El departamento que dirige Vicente Rambla comunicó que los enfermos "están estables y evolucionan favorablemente". El brote anterior se produjo en julio y afectó a tres personas.

El nuevo brote ha movido al director general de Salud Pública de la Consejería de Sanidad, Manuel Escolano, a anunciar su presencia esta mañana en Alcoi para informar sobre las medidas llevadas a cabo hasta el momento para atajar la última aparición de legionela en la ciudad. Desde septiembre de 1999, al menos se han recogido, con éste, una suma total de diez brotes. La cifra es mayor si se extiende la zona al área de salud de Alcoi, ya que se han producido apariciones de la bacteria en Cocentaina, Muro e Ibi, por lo que el número total de afectados desde entonces rebasa las 300 personas.

El primer brote tuvo lugar entre septiembre de 1999 y febrero de 2000 y afectó a 36 personas. Entre abril y julio hubo otro con 11 casos, y entre septiembre y diciembre, otros 97 afectados. A partir de entonces, la cifra de enfermos por brote descendió notablemente. Hubo seis afectados en el brote de finales de mayo de 2001, nueve en el de principios de agosto de 2002, seis a principios de noviembre y ocho a finales del mismo mes. Este año se habían recogido dos más. El primero a finales de abril con 12 casos y otro a mediados de julio que afectó a cinco personas. Las autoridades sanitarias no han dado por cerrado de manera oficial este brote ni han situado hasta la fecha el foco de contagio. Además desde el pasado mes de agosto el hospital Virgen de los Lirios ha contabilizado el ingreso de al menos otros siete pacientes con neumonía por legionela que la Consejería de Sanidad han considerado como casos aislados. Dos de estos pacientes han fallecido.

Esta situación cíclica ha ahondado la preocupación de la comisión de afectados por los distintos brotes de legionela. El portavoz de este colectivo, José Miguel Pons, considera a las distintas administraciones y a las empresas como "verdaderos responsables de los brotes de la enfermedad" a la vista de la documentación que ha llegado a sus manos procedente del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción que investiga el caso a raíz de la denuncia presentada por los afectados el 20 de agosto de 2002. José Miguel Pons agregó que "la información más interesante es la que analiza el principio del problema que pueden ser la clave para explicar el origen de la enfermedad", que situó en 1998.

El portavoz de los afectados avanzó que su intención es pedir responsabilidades a la Administración y las empresas en las que se detectó la bacteria por un presunto delito contra el medio ambiente con resultado de lesiones. Para el colectivo, los datos sobre los primeros afectados son cruciales para "tratar de conocer las causas de la enfermedad" y "por qué no se actuó para atajar el problema". José Miguel Pons puntualizó que sus abogados trabajan con dos argumentos: consideran que las empresas no cumplieron los protocolos de mantenimiento de las instalaciones y que la administración no adoptó las medidas para frenar el goteo de afectados, que aun sigue.

La Consejería de Sanidad dijo ayer que ya ha iniciado el estudio de las instalaciones de riesgo en la zona de influencia en los enfermos para determinar el foco del contagio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de noviembre de 2003