Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PRESUPUESTO DE LA GENERALITAT

Unos presupuestos que aspiran a poner orden

El Consell frena el ritmo inversor e intenta rebajar el coste de la deuda en las cuentas de 2004

Los Presupuestos de la Generalitat para 2004 entraron ayer en las Cortes Valencianas. Son las primeras cuentas elaboradas por el Ejecutivo que preside Francisco Camps y que han sido engarzadas por el consejero de Economía, Gerardo Camps. Sin romper con la línea económica del PP en el Gobierno de España y procurando no alterar de manera vistosa la herencia recibida de la etapa capitaneada por Eduardo Zaplana, los presupuestos de la Generalitat entregados ayer frenan el ritmo inversor del Consell e intentan rebajar el coste de la deuda autonómica para poner orden en las cuentas de la Generalitat. Todo ello sobre unas previsiones económicas que, según el Consell, permitirán mayores ingresos gracias a la creación de empleo y al aumento del consumo interno.

Las empresas públicas asumen el crecimiento de la inversión pero su deuda sube un 14%

Las inversiones del IVAM se reducen un 60% en beneficio del área de educación

En el andamiaje macroeconómico sobre el que se sustentan las cuentas elaboradas por el Consell, el consejero de Economía, Gerardo Camps, ha optado por seguir las previsiones del ministro del ramo, Cristóbal Montoro, pese a que las que se realizaron para el ejercicio 2003 corren el riesgo de desviarse bastante de la realidad. Así, las cuentas del Consell prevén un crecimiento del PIB dos décimas por encima del 3% previsto para España; una décima más de crecimiento en la demanda interna, el consumo final y la inversión; el mismo índice de inflación (2%); una menor caída de la demanda externa y un crecimiento más moderado y equilibrado que en el conjunto del Estado de las exportaciones y las importaciones, que siguen descompensando la balanza de comercio exterior.

Con estas previsiones, el Gobierno valenciano confía en incrementar el presupuesto un 7,9% respecto al año en curso y contar con los cerca de 9.615 millones de euros con los que poder atender las políticas de la Generalitat. Una cantidad a la que se añaden otros 2.411 millones de euros de las empresas y organismos públicos de la Administración valenciana y que sitúan la previsión de presupuesto consolidado en 10.633 millones.

Los ingresos previstos aumentan en todas las partidas. En impuestos directos se prevé recaudar más de 1.750 millones, un 10% más que este año, fundamentalmente gracias a la recaudación por IRPF. El incremento previsto en los impuestos indirectos es del 13% (3.984 millones) fundamentalmente gracias a la mayor recaudación de IVA, impuestos sobre hidrocarburos, energía y tabaco y, de manera sorprendente, sobre transmisiones patrimoniales. Una partida que pasa de los 447 millones de euros que está previsto recaudar en 2003 a los 666 millones de 2004. Un año en el que además se bonifica el 99% del impuesto en las transmisiones patrimoniales por causa de muerte a los descendientes menores de 21 años. Gerardo Camps explicó ayer que la intención del Consell es eliminar gradualmente este impuesto para todas las transmisiones por causa de fallecimiento al acabar esta legislatura. Las transferencias corrientes también se incrementan en 2004 hasta los cerca de 2.750 millones, fundamentalmente por la mayor aportación del Estado y el sostenimiento de los fondos europeos. En el capítulo de ingresos también es significativo el incremento de recaudación por enajenación de inversiones reales que pasa de los 41 millones previstos para 2003 a los 107 del ejercicio venidero.

Las mayores novedades del Presupuesto de la Generalitat para 2004 se concentran, sin embargo, en el capítulo de gastos que convierten las cuentas del ejercicio próximo en las más sociales de la historia de la Comunidad Valenciana en palabras de Gerardo Camps. Con este carácter social, lo más llamativo del proyecto de ley depositado ayer por el consejero de Economía en las Cortes Valencianas es la congelación de las inversiones de la Generalitat, que en su presupuesto ordinario sólo incrementa un 0,3% el capítulo de inversiones reales y un 0,1% las transferencias de capital que se sitúan en los 825 y 661 millones de euros, respectivamente, respecto a 2003. Porcentajes en los que si se tiene en cuenta el índice de inflación suponen minoraciones respecto a la inversión prevista para este año. Camps indicó, sin embargo, que si se tiene en cuenta el presupuesto de las empresas y organismos públicos de la Generalitat, la inversión pública global se incrementa en un 4,4%.

Pero es también en el presupuesto del sector público de la Generalitat (empresas y organismos) donde se concentra buena parte de la deuda pública. Si en el presupuesto ordinario el gasto del servicio de la deuda se reduce en un 6,9%, el endeudamiento de las empresas y organismos públicos se incrementa en cerca de un 14% al pasar de alrededor de 4.128 millones de deuda previstos en 2003 a los casi 4.700 del 2004. En este contexto el proyecto de ley de Presupuestos fija también el límite de endeudamiento del Institut Valencià de Finances en 310 millones y autoriza a RTVV a pedir créditos por importe de casi 133 millones.

Otro de los aspectos llamativos de las primeras cuentas presentadas por el Consell de Francisco Camps es el incremento del 28,7% de los gastos de funcionamiento y compra de bienes. Un notable incremento que el consejero de Economía justificó por la puesta en funcionamiento de las nuevas instalaciones y servicios en la Generalitat en los últimos años, pero que no detalló. Este aumento, sin embargo, se produce cuando la gran mayoría de infraestructuras diseñadas por el anterior gobierno están todavía en marcha, por lo que presumiblemente el notable aumento del capítulo dos está destinado a pagar facturas guardadas en los cajones por el anterior gobierno. El porcentaje de gastos de funcionamiento contrasta con el incremento de la partida de personal que aumenta un 8,1% respecto a 2003 y que recoge ya el plan de estabilización laboral de la Generalitat pendiente desde la legislatura anterior y los últimos acuerdos salariales con los funcionarios.

Por políticas de gasto, los departamentos que porcentualmente experimentan un mayor crecimiento son los de Sanidad (13,1%), Bienestar Social (9,4%), seguidas de Economía, Hacienda y Empleo (8,1%); Educación y Cultura (7,1%) y Justicia y Administraciones Públicas (7%). Especialmente llamativa es la pérdida de peso del área de Cultura (el IVAM pierde el 60% del presupuesto de inversión y Promoción Cultural el 14%) en beneficio del área de educación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de octubre de 2003