LA OBRA DE PICASSO EN MÁLAGA

Christine Ruiz-Picasso ve culminada "una historia de amor" con Málaga

Chaves destaca que el pintor era el único que reivindicaba su patria chica cuando nadie lo hacía

El Museo Picasso de Málaga que mañana inauguran los reyes de España es "una historia de amor" para su creadora, Chistine Ruiz-Picasso, nuera del pintor. En una emocionada conferencia de prensa, a pocas horas de la apertura, el presidente de la Junta, Manuel Chaves, subrayó ayer que el papel del Gobierno autónomo -que ha financiado el proyecto- "ha sido secundario, la gran decisión fue de la familia; cuando decidieron traer la colección, nosotros no desaprovechamos la ocasión". La consejera de Cultura, Carmen Calvo, confirmó que las obras del Museo han costado 66 millones de euros.

Más información
Los toros como pretexto social
La exposición permanente se cambiará en un año y la temporal, el 29 de febrero
Los Reyes inauguran el Museo Picasso de Málaga

Chistine Picasso recordó ayer cómo vino por primera vez a Málaga en 1954, con su novio de entonces, Paul, a quien su padre había enviado para encontrarse con el conservador de la Alcabaza Juan Temboury. Este historiador del arte había propuesto al pintor que enviara cuadros suyos a su ciudad natal. "Aquel viaje lo hizo Paul para cumplir el deseo de Picasso de tener obras suyas aquí", pero las gestiones posteriores no fructificaron, por la oposición de las autoridades. Christine explicó que "la desaparición prematura de Paul" impidió que él mismo cumpliera el deseo de su padre de hacer estas donaciones tras la muerte de Franco. (El pintor murió en 1973 y su hijo 18 meses después, en 1975).

La viuda de Paul reconoció ayer que el detonante para que hiciera la donación de parte de su colección fue "el fervor de los malagueños, cuando descubrieron al pintor en 1992, en la exposición Picasso clásico, me hizo recodar el viaje de 1954 y la necesidad de cumplir el deseo de mi suegro". En esta exposición estaban ya casi todos los que serían 11 años después protagonistas del Museo: La muestra se celebró en el palacio del Obispo de Málaga, con Carmen Giménez, la actual directora del Museo, como comisaria. Y para la exposición se abrió el edificio, tras una rehabilitación dirigida por los tres arquitectos que han hecho el Museo, Isabel Cámara, Rafael Martín Delgado y Richard Gluckman.

Christine Ruiz-Picasso explicó con detalle cómo pensó "en el amor y admiración que Paul tenía por su padre" para hacer algo en su recuerdo de ambos y en memoria de su marido. Así surgió la donación que dio paso al museo, que calificó pocas horas antes de su apertura de "proyecto maravilloso, conjunción de lo privado y lo público". La viuda de Paul Ruiz-Picasso dijo que le gustaría entrar a partir de ahora en el silencio y ceder "la palabra a la pintura: admiren el arte y aprecien al arte", concluyó. A pregunta de un periodista francés recalcó que Picasso nunca volvió a su tierra "porque murió antes de Franco y esto cambió la historia del destino de sus obras; él sabía lo que ocurría aquí, sufría mucho por el hecho de que la dictadura impidiera que sus obras volvieran y vivió muy marcado por ello". "Francia ha tenido la suerte de heredar una parte del gran legado de Picasso, por los derechos de sucesión. Tengo que hacer un reconocimiento al Gobierno francés por haber dejado salir estas obras de su país. Aprecio este gesto, que entiendo es un reconocimiento al origen de Picasso, que no volvió a España porque estaba Franco en el poder y eso era incompatible. Aquí había un fascismo que entendía que la de Picasso era una obra degenerada", concluyó.

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, confesó que estaba emocionado por la importancia del acontecimiento, "que da a Málaga y a Andalucía una dimensión cultural que no podíamos soñar hace años". Sobre la vuelta de Picasso a Málaga dijo que "ciudades como París o Barcelona han reivindicado con legitimidad al genio; nadie revindicaba la patria chica del pintor, salvo el propio pintor, que era malagueño además de un genio universal".

"Con este museo se cumple el sueño de mi abuelo y el nuestro también", dijo Bernard Ruiz-Picasso en su intervención, en un correcto español. El nieto del artista ha donado o cedido numerosas obras de las 204 de la colección permanente, y otras 40 más con su esposa, la galerista Almine Rech, por un año. Bernard afirmó que el museo "ha sido una experiencia muy importante" en su vida.

La consejera de Cultura, carmen Calvo, confirmó que las obras de compra de los edificios y la rehabilitación y construcción del complejo han costado "11.000 millones de pesetas [66 millones de euros]". Añadió que a partir de ahora el presupuesto de funcionamiento será de unos 8 millones al año, aunque la pinacoteca contará con mecenas, como Unicaja. Calvo señaló que el presupuesto no incluye la compra de obra nueva que tendrá que afrontar, para seguir creciendo en el futuro.

JULIÁN ROJAS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS