Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército tendrá "militares a tiempo parcial" de hasta 61 años

El Ministerio de Defensa ha decidido elevar hasta los 61 años la edad máxima de los reservistas voluntarios o "militares a tiempo parcial", aquellos que firman un contrato con las Fuerzas Armadas para, manteniendo su actividad profesional, realizar cortos periodos de formación o entrenamiento e incorporarse a filas en caso de crisis.

Para ello, ha debido modificar la Ley del Régimen de las Fuerzas Armadas de 1999, que fijaba en 40 años la edad máxima de los oficiales y suboficiales reservistas (ahora podrá llegar a 61) y en 38 la de los soldados reservistas (ahora podrá llegar a 58).

Dicha modificación figura en la llamada Ley de Acompañamiento, que ha sido remitida al Congreso y se tramita junto a los Presupuestos. Paralelamente, se aumentan también las edades de quienes se presenten a las plazas de reservistas: los aspirantes podrán tener hasta 58 años, si quieren ser oficiales o suboficiales (el límite actual es de 38), y 55 años si quieren ser soldados.

Está previsto que la primera convocatoria para reservistas voluntarios, con unas 1.000 plazas en total, se realice antes de final de año, para lo que cuenta con una partida de dos millones de euros.

El proyecto es que estos reservistas dediquen una semana al año al Ejército y, además de una indemnización económica y la reserva del puesto de trabajo, puedan usar distintivos militares.

"Está claro que los problemas de la falta de efectivos no los vamos a resolver con la reserva voluntaria, ni se pretende", aseguró en el Congreso el subsecretario de Defensa, Víctor Torre de Silva.

Oficiales de complemento

La elevación de la edad de los reservistas voluntarios contrasta con el hecho de que 103 oficiales de complemento y 386 soldados y marineros vayan a perder el próximo 31 de diciembre su empleo por haber superado los 12 años de servicio o los 38 años de edad, en el caso de los primeros, y los 35, en el de los segundos.

Muchos de ellos firmaron un compromiso que finalizaba el pasado 31 de enero, pero a última hora el PP aceptó una reforma legal para prorrogar su contrato por un año.

El Ministerio de Defensa se ha negado a una nueva prórroga alegando que han tenido oportunidades suficientes para aprobar la correspondiente oposición y quedarse como militares de carrera, lo que niegan los afectados.

La única reforma aceptada por Defensa, e incluida en la Ley de Acompañamiento, es la que permite prorrogar su contrato, hasta 15 días después de acabar la misión, de los oficiales de complemento destinados en el extranjero. Se trata de que ninguno sea despedido en Irak o Afganistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2003