Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Koizumi convoca elecciones en Japón para lograr más respaldo en las urnas

El primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, disolvió ayer el Parlamento y convocó elecciones generales para el 9 de noviembre. Con esta decisión Koizumi quiere transformar su popularidad en un claro espaldarazo de las urnas que le permita gobernar con holgura un segundo mandato apoyado por una mayoría absoluta de diputados del Partido Liberal Democrático (PLD).

Koizumi, que llegó al poder en abril de 2001, ha pedido el apoyo de los electores para proseguir con su programa de cambio. "Serán las elecciones de la reforma", dijo el primer ministro a los diputados al adelantar las elecciones, una práctica muy extendida en Japón, cuyo Parlamento sólo ha llegado una vez al término de su mandato desde la introducción del sistema multipartidista, tras la derrota en la II Guerra Mundial. Fue en 1976, bajo el Gobierno de Takeo Miki.

Actualmente, el PLD gobierna en coalición con los minoritarios Komeito, de inspiración budista, y Nuevo Conservador. Pero los signos cada día más claros de que Japón comienza a salir del largo túnel del estancamiento económico inclinaron al primer ministro a apelar a las bases populares del PLD, campesinos y pequeños industriales, para lograr la mayoría absoluta de los 480 escaños de la Dieta.

Los analistas sitúan la popularidad actual de Junichiro Koizumi, que ayer cumplió 57 años, en torno al 60%, la mayor de un gobernante japonés en las últimas dos décadas. En 1993, el PLD perdió por primera vez el poder desde 1950, y en los comicios siguientes de 1996 y de 2000 tuvo que gobernar en coalición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de octubre de 2003