Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miguel Fisac, premio Nacional de Arquitetura 2002

El arquitecto Miguel Fisac Serna (Daimiel, Ciudad Real, 1913) ha sido galardonado con el Premio Nacional de Arquitectura, según acuerdo unánime del jurado del Ministerio de Fomento, por la aportación de "su dilatada trayectoria y de su obra".

Fomento reconoce así la meritoria labor profesional de Fisac para la incorporación de la arquitectura española a la modernidad del siglo XX, según una nota ministerial hecha pública ayer.

Según el jurado, Fisac ha logrado un estilo de gran personalidad, con la incorporación de originales soluciones estructurales y ensayos sobre sistemas de prefabricación. El resultado de este trabajo, según la nota de Fomento, ha puesto de relieve "su continuada y sobresaliente aportación a los aspectos sociales, económicos, estéticos y tecnológicos de la arquitectura".

Hijo de un farmacéutico acomodado, Fisac cursa en Madrid la carrera de Arquitectura, interrumpida por la Guerra Civil, en la que participa del lado de las tropas franquistas. Conocido miembro del Opus Dei hasta su salida en 1955, Fisac levanta su primera obra en 1942, la iglesia del Espíritu Santo, sobre los restos del auditorio de la Residencia de Estudiantes, en Madrid.

Uno de los nombres imprescindibles en la historia de la arquitectura española de este siglo y autor de una dilatada trayectoria, Fisac es autor de obras como el Instituto de Investigaciones Biológicas, situado en el madrileño barrio de El Viso, por el que el Colegio de Arquitectos le distinguió en el Día Mundial de la Arquitectura de 2001. También diseñó el Instituto Laboral de su natal Daimiel, el de Formación del Profesorado en la Ciudad Universitaria madrileña o el Centro de Estudios Hidrográficos, junto al Manzanares.

Ante la pasividad del Ayuntamiento de Madrid, Fisac fue testigo en 1999 de la demolición de La Pagoda, una de sus obras más emblemáticas construida en 1965 en la carretera de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de octubre de 2003