Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación acusa a Montero de "deslealtad" y "electoralismo"

La consejería culpa a Montero de crear "unilateralmente" los problemas financieros

El duro enfrentamiento dialéctico vuelve a presidir las relaciones entre la Universidad del País Vasco (UPV) y el Departamento de Educación después de varios meses de una aparente tregua. El rotundo discurso que el rector de la UPV, Manuel Montero, pronunció el jueves en la inauguración del nuevo curso académico, criticando la "política cicatera" de Educación, originó ayer una airada reacción del departamento que dirige Anjeles Iztueta, de EA. La consejería acusó a Montero en un comunicado de "deslealtad institucional" y "electoralismo".

La calma tensa y la apariencia de normalidad que ha caracterizado en los últimos meses las relaciones entre ambas instituciones saltó por los aires el jueves con la batería de reproches y reclamaciones económicas lanzada por el rector en el paraninfo de la Facultad de Ciencias de la UPV hacia el Ejecutivo autónomo, en presencia del lehendakari Ibarretxe y de la consejera de Educación, Anjeles Iztueta. La dura respuesta del departamento de Iztueta a las afirmaciones de Montero constata que el desencuentro con el equipo dirigente de la Universidad pública sigue teniendo plena vigencia.

En una nota remitida por Educación a diversos medios, se asegura que el departamento no desea entrar en polémica con el rector de la UPV, pero acto seguido se lanzan aceradas críticas contra la forma y el contenido del discurso de Montero, que muestran muy a las claras el malestar existente en el Ejecutivo. "Consideramos que es de dudosa lealtad institucional y, desde luego, ninguna cortesía, el que Manu Montero aproveche la inauguración del curso académico para criticar al Gobierno vasco y por tanto al lehendakari Ibarretxe y a la consejera de Educación, Universidades e Investigación, Anjeles Iztueta, y trasladar un mensaje tremendista y no real", sostiene el texto, que se atribuye a "fuentes" de la consejería.

El enojo por la actitud del rector se materializa en una velada amenaza sobre la colaboración con la UPV para acabar con sus dificultades económicas. "[El discurso de Montero] puede afectar a la buena marcha del trabajo realizado hasta ahora para solucionar los problemas que él y su gestión han generado en la UPV", se advierte. Esta situación podría afectar a la asunción por parte del Gobierno vasco de la deuda de 8,2 millones de euros originados en la Universidad por el pago de los complementos de productividad del profesorado. El departamento insiste en responsabilizar al equipo de Montero de las dificultades financieras por las que atraviesa la universidad pública y afirma que el problema ha sido creado "unilateralmente" por el rector.

"Maniobra electoral"

Las "fuentes" de Educación atribuyen las duras palabras de Montero contra la "política cicatera" del Ejecutivo a intereses personales. "Mucho nos tememos que la actitud de Manu Montero con el Gobierno vasco a lo que realmente responde es a una estrategia y maniobra electoral para preparar su candidatura en la nueva elección de rector que próximamente tendrá lugar en la UPV". Lo cierto es que Montero aún no ha decidido, según sus propias palabras, la presentación de su candidatura para optar a un nuevo mandato al frente de la universidad pública.

Desde el equipo de gobierno de la UPV se comunicó ayer su deseo de no responder a las críticas e insunuaciones vertidas desde el Departamento de Educación y de dar por zanjado el asunto. No obstante, horas antes de que Educación diera a conocer su opinión sobre el discurso de Montero, el rector reiteró en una entrevista concedida a Radio Euskadi las quejas expresadas ante el lehendakari y Anjeles Iztueta por la falta de un marco de financiación estable y no sometido a continuas peticiones al departamento.

Aunque aseguró que las relaciones entre la Universidad del Paçis Vasco y Educación son "cordiales", señaló que no se está haciendo el esfuerzo económico necesario "que se merece una institución en la que se forja el futuro del País Vasco". Añadió que no sólo se requiere dinero, sino también que se estudien de forma conjunta los problemas estructurales que, a su juicio, arrastra la universidad pública.

Montero insistió que la UPV tiene "algo importante" que aportar al crispado debate político actual en Euskadi y abogó por aumentar su presencia en este campo. "Tenemos que seguir siendo un foro para la discusión de ideas y proyectos desde el pluralismo, respeto y la búsqueda de consensos. Es el papel a cumplir", resaltó el rector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2003