Amann desdeña los 104 millones que Fomento destinará a la 'Y'

"Con ese dinero no se hace ni medio tramo", asegura Transportes

El Gobierno vasco considera "extremadamente limitada" la partida de 104 millones de euros consignada para la Y ferroviaria en los Presupuestos del Estado para 2004. El consejero de Transportes, Álvaro Amann, volvió a dudar del interés del Ejecutivo central en el proyecto de alta velocidad, un asunto que es objeto de confrontación política entre ambas administraciones desde hace un año. Amann reclamó un programa de obras y dijo que "lo lógico" es iniciarlas en Irún y no en Álava, como al parecer pretende el Ministerio de Fomento, que ayer no quiso responder al consejero.

La infraestructura más costosa de Euskadi -se estima una inversión de 3.000 millones de euros- sigue instalada en la polémica entre las administraciones vasca y central. La confrontación ha llegado al punto de que ambas han sacado a concurso proyectos constructivos de tramos del trazado coincidentes, lo que ha enconado la disputa. El Ejecutivo vasco siempre ha aducido que ha tomado esta iniciativa para "empujar" al central a desarrollar un proyecto "retrasado alarmantemente", en palabras del consejero Álvaro Amann. El Gobierno central, a través del Ministerio de Fomento, ha defendido que el proyecto es de su única competencia y ha calificado de "gesto inamistoso y desafuero" la adjudicación de proyectos por parte de la administración vasca.

Fomento tiene adjudicados desde julio los proyectos básicos de los 28 tramos del tren de alta velocidad y, según dijo ayer Amann, dispone también de los constructivos -el paso anterior a que se liciten las obras-, de dos de ellos: Urnieta-Hernani y Basauri-Bilbao. Mientras, la consejería vasca de Obras y Transportes se ha gastado 3,8 millones de euros en licitar los proyectos constructivos de cuatro tramos en Guipúzcoa: Ezkio Itsaso-Beasain, Beasain-Legorreta, Legorreta-Tolosa y Oiartzun-Irún.

Amann se mostró dispuesto a "regalar" estos cuatro proyectos a Fomento con tal de que inicie las obras este año. Ayer afirmó que son adjudicaciones "legales" y se basó en que el Tribunal Superior rechazó en junio pasado la impugnación de Fomento, que pedía su paralización. La decisión judicial se basó en que existía un conflicto de competencias y delegaba la resolución del fondo del asunto al Constitucional. El consejero dijo que Fomento "no ha impugnado" esta decisión "en otro tribunal", pero el ministerio tiene presentado un recurso de casación para que sea el Superior vasco el que resuelva la controversia.

Amann, que ayer volvió a mostrarse dispuesto a suscribir un convenio con el Gobierno central para desarrollar la Y, admitió que no se ha producido ningún contacto entre ambos y añadió que el Ejecutivo vasco está dispuesto a empezar por su cuenta a finales de año las obras de los tramos que ha licitado. El consejero había convocado a la prensa para valorar la partida incluida en los Presupuestos Generales del Estado para la Y en 2004. A su juicio, los 104 millones de euros son una consignación "extremadamente limitada" y una muestra de que el Gobierno central "sigue sin actuar seriamente" en este asunto. Amann estimó que se tenía que haber destinado una partida de 500 millones de euros "como mínimo", ya que con los 104 "no se hace ni medio tramo".

El titular de Transportes habló de "diferencia de tratamiento" respecto a otras redes de alta velocidad ferroviaria en España e instó a Fomento a presentar un programa de obras, las partidas para los próximos años "y concluir la obra en 2007 ó 2008". Señaló que este año pueden iniciarse los trabajos con los dos proyectos constructivos de Fomento "y los cuatro nuestros" y rechazó la posibilidad de que se inicien en Álava. "¿Cómo van a hacerlos si no hay ningún proyecto constructivo para 2004? [en ese territorio]", se preguntó. Agregó que "lo lógico" es comenzar el trazado de alta velocidad por Irún, "donde ya tenemos la vía de ancho europeo y donde cada kilómetro que se haga es una línea operativa. ¿Por qué empezar por el medio, en Álava?"

"Experimento"

Amann censuró la posibilidad de que Fomento licite a la vez los proyectos constructivos y su ejecución. A su juicio, sería "un experimento" que no se puede hacer "con una obra tan compleja técnica y medioambientalmente. Nos opondremos tajantemente a ese modelo", anunció.

Pese a estas críticas, afirmó que la consignación presupuestaria es una "grata sorpresa" y la achacó "a los estímulos que se envían desde el Gobierno vasco al Ministerio de Fomento".

Fomento no quiso valorar ayer las declaraciones de Amann, pese a los requerimientos de este diario. El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bilbao, Antonio Basagoiti, acusó al Gobierno vasco de buscar "peleas absurdas" y señaló que el retraso de la Y es atribuible a la demora de este en definir su trazado. Frente a la premura actual de Amann, recordó Basagoiti que el PNV tuvo un pacto de legislatura con Batasuna, que rechaza el trazado en alta velocidad, y gobierna ahora con IU, que también está en contra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de octubre de 2003.