Cadena perpetua a un padre que mató "por honor" a su hija en el Reino Unido

Agencias

Un refugiado político kurdo fue condenado ayer en el Reino Unido a cadena perpetua por haber asesinado "por honor" a su hija. Abdalla Jones, de 48 años y que había abandonado Irak huyendo de la represión del régimen de Sadam Hussein, asesinó en octubre del año pasado a su hija Heshu, de 16, en Londres donde residían desde hacía diez años. La razón del crimen fue la rabia que le produjo a Abdalla que su hija se identificase con la cultura occidental y que empezase a salir con un libanés cristiano dos años mayor que él. Abdalla, musulmán, aseguró en el juicio que temió en más de una ocasión que su hija se marchase con la familia de su novio.

Tras apuñalar a su hija intentó quitarse la vida cortándose con el mismo cuchillo con el que mató a su hija y lanzándose desde el tercer piso de la vivienda en la que residían. El intento de suicidio fracasó. Tras pasar varios meses de recuperación en el hospital, ayer fue condenado.

El inspector de policía, Brent Hyatt, que lleva el caso, aseguró que en el Reino Unido los asesinatos "por honor" están aumentando entre inmigrantes. "Hemos identificado otros asesinatos como éste", precisó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de septiembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50