Libre elección de ambulatorio y médico desde mañana

Metges de Catalunya critica que se adopte la medida en precampaña

Los usuarios de la sanidad catalana podrán elegir a partir de mañana el ambulatorio, el médico de cabecera y el pediatra que deseen. Actualmente, los pacientes sólo pueden escoger el médico de cabecera, pero no el ambulatorio, pese a que se trata de un derecho ya reconocido en la Ley de Ordenación Sanitaria de 1990. El sindicato Metges de Catalunya criticó ayer que la Generalitat adopte la medida en plena precampaña y sin planificación, y pidió "mecanismos" para evitar un colapso en los centros "ya de por sí saturados".

Los pacientes interesados en cambiar de ambulatorio, médico de familia o pediatra deberán formular la solicitud en la unidad de atención al usuario del centro de atención primaria escogido o del Servicio Catalán de la Salud.

Los usuarios que elijan un ambulatorio distinto al que les corresponde por lugar de residencia seguirán recibiendo en el antiguo centro los servicios de atención domiciliaria (ya sea urgente o programada), la atención continuada y la atención social. La Generalitat limita a un año el tiempo mínimo entre dos solicitudes de cambio de ambulatorio por parte de un mismo usuario, aunque se compromete a considerar las peticiones que no respeten este periodo "cuando existan razones justificadas".

En el marco de una prueba piloto, el Departamento de Sanidad ya permite desde junio del año pasado la libre elección de médico de familia o pediatra en varios equipos de atención primaria del área metropolitana de Barcelona y en Tortosa y Reus. Al cabo de un año de iniciarse la experiencia, más de 6.000 pacientes, de una población total de 400.000 habitantes, pidieron cambiar de médico de familia o de pediatra.

El Departamento de Sanidad asegura que la implantación de la libre elección de médico y ambulatorio pretende "mejorar la accesibilidad de los usuarios a la atención primaria" y reforzar la "relación de confianza entre el paciente y su médico de cabecera". Sanidad busca, asimismo, que los pacientes ganen en "protagonismo" y capacidad de decisión sobre los aspectos relacionados con su salud.

En plena precampaña

El sindicato Metges de Catalunya, mayoritario en la sanidad catalana, defendió ayer la libre elección de ambulatorio y médico, pero reprochó a la Generalitat que haya permitido el ejercicio de este derecho a los usuarios "casualmente en medio de una larga campaña electoral" y sin la debida planificación. La formación sindical lamentó ayer que la iniciativa se ponga en marcha sin haber informado del modo de implantación a los propios profesionales de la atención primaria.

El sindicato advirtió asimismo de que la medida puede generar un colapso en las áreas urbanas e industriales "ya de por sí saturadas" y reclamó "medidas correctoras" para evitar que ello suceda. "Este sistema puede transformarse en una amenaza para la calidad asistencial si los centros de atención primaria de nuevos pacientes no disponen de las dotaciones humanas y materiales suficientes para absorber el traspaso", alertó ayer el secretario general de Metges de Catalunya, Patricio Martínez.

"La libre elección no será posible en muchos centros", continuó Martínez, "puesto que hay médicos que tienen asignados contingentes superiores a los 2.500 pacientes, cuando la cifra recomendada es de 1.500". El Departamento de Sanidad eludió ayer revelar detalles de la implantación de la iniciativa, que dará a conocer mañana a los medios de comunicación, pero fuentes del departamento aseguraron que se establecerán los mecanismos de control adecuados para "evitar la saturación" en los ambulatorios de mayor demanda y para que los facultativos no tengan asignado un número excesivo de pacientes.

Sanidad cree que gran parte de los usuarios que solicitarán cambiar de ambulatorio lo harán para adscribirse a uno cercano a su lugar de trabajo. Metges de Catalunya advierte de que estos usuarios se encontrarán con un problema si han de ser hospitalizados, ya que las derivaciones hospitalarias y la atención especializada corresponderán al nuevo ambulatorio. "¿Qué pasará cuando un ciudadano que vive en Lleida y trabaja en Barcelona, para poner un ejemplo, tenga que ingresar en un hospital? ¿Lo tendrá que hacer a más de 150 kilómetros de su domicilio?", se pregunta Metges de Catalunya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de septiembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50