Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE EUSKADI

El Gobierno anuncia que recurrirá el plan cuando lo apruebe el Parlamento

Aznar no se plantea medidas excepcionales

El Gobierno central anunció, dos horas después de que el lehendakari, Juan José Ibarretxe, presentara su plan soberanista, que no sólo no lo negociará como pretende el jefe del Ejecutivo vasco, sino que lo recurrirá ante el Tribunal Constitucional y el Contencioso-Administrativo, una vez que se plasme jurídicamente con su aprobación en el Parlamento vasco. Fue la respuesta que ofreció el portavoz del Gobierno, Eduardo Zaplana, en una declaración institucional tras el Consejo de Ministros.

Zaplana señaló que la propuesta de Ibarretxe, conocida ayer, no contiene novedades respecto al plan soberanista, que presentó el año anterior, pues mantiene su invocación al derecho a la autodeterminación del País Vasco y la apelación al referéndum. Precisó, además, como "claramente rupturista con el marco jurídico de la Constitución" la pretensión del lehendakari de "crear un Tribunal Supremo del País Vasco y de romper la caja única de la Seguridad Social". En definitiva, lo calificó de "claramente secesionista, de imposible jurídico en España y Europa y de perjudicial para los intereses del País Vasco y España".

Las novedades de este plan radican en el calendario que ayer presentó Ibarretxe. El lehendakari anunció una negociación con el Gobierno central, una vez que apruebe su plan en el Parlamento vasco antes de un año. Zaplana aclaró que no habrá negociación porque "el Gobierno no puede negociar nada que desborde el marco constitucional" incluso "si se produce en ausencia de violencia" como dijo Ibarretxe.

Es más. En el momento en que Ibarretxe apruebe su proyecto articulado en el Parlamento vasco, dentro de un año, el Gobierno central lo recurrirá ante el Tribunal Constitucional y las normas que de él emanen, ante el Contencioso-Administrativo. Hasta ese momento, la respuesta del Gobierno será "política", precisó Zaplana, quien aseguró que "no se plantea medidas excepcionales pues bastan las políticas y jurídicas". A su juicio, lo que pretende Ibarretxe es mantener un debate vivo en la sociedad y aumentar la tensión con un calendario a largo plazo porque sabe que su plan no puede prosperar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de septiembre de 2003