La Diputación de Granada y Cultura niegan que esté en ruina un hospital

El presidente de la Diputación de Granada, Antonio Martínez Caler, y la delegada provincial de la Consejería de Cultura en Granada, María Escudero, negaron ayer que la situación actual del Hospital de San Juan de Dios en la capital granadina sea de ruina, como pretende el equipo de Gobierno de la ciudad. En el mes de agosto, el alcalde en funciones firmó un decreto en el que instaba a la Diputación granadina (propietaria del edificio) a asumir de manera urgente la rehabilitación del mismo dado su estado de inminente ruina. De no acometer esas obras con la urgencia debida, el Ayuntamiento tomaría la iniciativa y podría llegar a la expropiación.

Tras la expropiación, un concurso público sacaría a subasta el edificio y su nuevo propietario debería acometer las obras de adecuación necesarias. Éstos eran los planes de la alcaldía, rubricados en un decreto municipal.

Sin embargo, tanto los propietarios del inmueble como la delegación provincial de Cultura (implicada en el asunto dada la catalogación del edificio como Monumento Nacional y como Bien de Interés Cultural y, en definitiva, quien debe ordenar y permitir cualquier obra en construcciones así catalogadas) niegan la mayor. Ambas partes reconocen que el edificio necesita mejoras y obras de restauración. "No existe peligro de derrumbamiento y tampoco consideramos ni jurídica ni técnicamente que las obras sean de emergencia o urgencia", aseguró Escudero tras una reunión de una comisión de Cultura en la que se examinaron informes técnicos y jurídicos sobre el hospital. El presidente de la Diputación, por su parte, consideró que la amenaza de expropiación no era "una vía adecuada" para mejorar el inmueble.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de septiembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50