El primer borrador del CVC insta al Consell a que evite la destrucción del Teatro Romano

El organismo empieza a preparar el dictamen sobre patrimonio pedido por Camps

El primer borrador del dictamen sobre medidas para fomentar la conservación del patrimonio, solicitado por el presidente del Consell, Francisco Camps, al Consell Valencià de Cultura (CVC), no arroja dudas sobre su rechazo al derribo de la restauración del Teatro Romano de Sagunto. "El CVC insta a la Generalitat a que busque las soluciones que permitan no sólo la no-destrucción sino un aumento en la utilización del Teatro Romano", dice la conclusión final del documento elaborado por Manuel Sánchis-Guarner, secretario del CVC.

A mediados de julio, Camps solicitó al presidente del CVC, Santiago Grisolía, un informe sobre el espinoso derribo del muro del escenario (hasta una cota de 1,2 metos) y de las placas de mármol que cubren las derruidas gradas, dentro de un dictamen más amplio sobre la conservación del patrimonio. Esta petición fue interpretada como un cambio de talante con respecto al gobierno anterior del PP, que en ningún momento pidió la participación del organismo consultivo en materia cultural en ninguno de los numerosos informes confeccionados para cumplir la sentencia del TSJ valenciano que considera ilegales las obras de rehabilitación. Ante el interés despertado por dicha petición, el presidente del Consell tan sólo comentó que el CVC había manifestado su interés por no quedar fuera del debate.

El caso es que ayer se presentó el primer borrador del dictamen elaborado por Sanchis-Guarner, consejero nombrado a propuesta del PSPV que eejerce de secretario de la entidad por decisión de Grisolía. No deja de ser un documento de trabajo que deberá debatirse próximamente, junto a otros borradores, pero su pronunciamiento a favor de buscar posibles soluciones que impidan la destrucción de la obra de rehabilitación del monumento es meridianamente claro.

Sanchis-Guarner pone de ejemplo las rehabilitaciones de los castillos de Peñísola y Xàtiva. "los dos han sufrido unas restauraciones de calidad y fidelidad históricas más que discutibles, pero los dos se utilizan para festivales, bodas, representaciones teatrales, conciertos, etc. Los dos están vivos y disfrutan de buena salud, arquitectónica y financiara".

"Esta solución ha de aplicarse, en opinión del CVC, al Teatro Romano de Sagunto, reconstruido hace años, según unos criterios que en su día fueron objeto de un informe favorable por parte de dicho CVC. Actualmente el teatro se utiliza como sede del festival Sagunt a Escena, uso que se vería imposibilitado si se realizara la destrucción de la reconstrucción efectuada, lo que equivaldría (...) a una atentado cultural, ya que destruiría una teatro (...)", añade el secretario. Sanchis-Guaner propone utilizar al máximo el teatro.

Grisolía se ha manifestado en numerosas ocasiones contrario al derribo de una obra discutible pero consolidada. Los consejeros propuestos por el PP cuentan con mayoría absoluta en el CVC, cuyo dictamen sobre el patrimonio estará finalizado, previsiblemente, en dos o tres meses.

El público usa más el monumento

El festival Sagunt a escena no se puede comparar con otros certámenes estivales como los de Perelada o el de Mérida, por la magnitud, el presupuesto, el número de funciones y las producciones propias. Pero a pesar de una programación de discutible atractivo, de su apuesta limitada y de la polémica que acompaña desde hace más de 10 años al Teatro Romano, Sagunt a escena sigue teniendo un público fiel, que utiliza el monumento siempre que haya una oferta de actividades culturales. En la actualidad, ésta se limita prácticamente al mes de agosto.

Ségún Teatres de la Generalitat, la última edición del festival, que concluyó el pasado sábado, recibió alrededor de 12.5000 espectadores, lo que supone un 13% más de público con respecto a la edición de 2002.

Los espectáculos más vistos fueron Antígona, Spartacus, y Juli Cèsar, que lograron vender todas las entradas. La media de ocupación se acercó al 75%.

A pesar de los obstáculos y de las limitaciones citadas, este incremento de público refleja el interés de los espectadores por disfrutar del monumento y de las actividades culturales que él se programan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de septiembre de 2003.

Lo más visto en...

Top 50