LA POSGUERRA DE IRAK | La escalada de la violencia

Un militar español resulta herido en el atentado

El capitán de navío de la Armada española Manuel Martín Oar resultó ayer herido de consideración en ambos brazos, aunque su vida no corre peligro, en el brutal atentado que sacudió la sede de Naciones Unidas en Bagdad, afirmó el encargado de negocios de España en Irak, Eduardo de Quesada. "El capitán de navío tiene heridas de cierta consideración en ambos brazos, en uno de los cuales ha perdido masa muscular, y ha sido ingresado en el hospital norteamericano" de Bagdad, explicó el representante de España en Irak.

La información fue confirmada por el secretario de Estado de Defensa encargado de la misión española en Irak, Fernando Díez Moreno.

El militar español trabajaba en Bagdad como ayudante del embajador de España en la misión especial de la ONU en Irak, Miguel Benzo, que no fue afectado por la explosión al encontrarse reunido en ese momento en el centro de la capital.

Más información

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, declaró ayer en Menorca que "la comunidad internacional debe hacer frente al terrorismo" y afirmó que "nadie puede permanecer neutro" ante ese tipo de atentado. Desde Mallorca, el Rey Juan Carlos mandó un mensaje de apoyo a Kofi Annan, el Secretario General de la ONU. La ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, condenó "en los términos más enérgicos, el salvaje y criminal" ataque. En un comunicado, la ministra afirmó que los autores del atentado pretendían "minar el futuro del pueblo iraquí".

El portavoz socialista en el Congreso, Jesús Caldera, condenó el atentado y dijo que demuestra "la gravedad" de la situación y la necesidad de cambiar la política respecto a Irak. Caldera se refirió al capitán Oar herido en el ataque y se preguntó "qué tiene que pasar" para que Estados Unidos, Gran Bretaña y España se den cuenta de que la guerra fue un "error". El portavoz del PSOE afirmó que este "lamentable suceso" supone un "argumento más" para que el presidente del Gobierno acuda al Parlamento y escuche las propuestas socialistas para salir de una situación que se está convirtiendo en "un callejón sin salida".

El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, afirmó por su parte que el ataque demuestra que la situación en Irak está "fuera de control" y que la resistencia "ya no sólo golpea a los soldados de las fuerzas de ocupación, sino que tiene una estrategia muy clara con objetivos muy definidos, pasando de los pozos de petróleo a la representación de la ONU". Advirtió de un riesgo de vietnamización del conflicto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 19 de agosto de 2003.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50