Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España sigue en la cola europea de la natalidad pese al repunte

La esperanza de vida de las españolas, la más alta, sube a 83,1 años

Las españolas baten dos marcas. Se mantienen como las ciudadanas comunitarias con mayor esperanza de vida y la aumentan hasta los 83,1 años. En paralelo, ofrecen, con las griegas, la menor fecundidad de la Unión Europea. Así lo afirman los datos facilitados ayer por la oficina estadística comunitaria, Eurostat. La esperanza de vida de los varones españoles ha aumentado ligeramente, hasta los 75,7 años.

MÁS INFORMACIÓN

Los datos de Eurostat, referidos al año 2002, señalan que las españolas y las griegas, con un promedio de 1,25 hijos por mujer en edad fértil, son las ciudadanas comunitarias que tienen menos hijos (ver gráfico). A una distancia muy corta se sitúan las italianas (1,26). Por lo que respecta a España, la cifra es ligeramente inferior a la facilitada para el mismo año el Instituto Nacional de Estadística (INE), que estableció la fecundidad en 1,26.

España continúa con una natalidad inferior a la media europea (1,47 hijos por mujer en edad fértil) pese al ligero y sostenido incremento de los nacimientos en los últimos cuatro años, imputable a la aportación de las mujeres inmigrantes. Las madres extranjeras dieron a luz a uno de cada diez nacidos en 2002 (416.518).

Eurostat constata "aumentos significativos" de la natalidad el año pasado en Alemania (1,40 hijos por mujer) y Suecia (1,65). La mayor fecundidad de la UE corresponde a las irlandesas, con dos hijos, seguidas de las francesas (1,88).

Según Eurostat, el ligero aumento de la población comunitaria (1,3 millones de personas más en 2002, el 0,3% de alza) se debe sobre todo a la inmigración. De hecho, la diferencia entre el número de muertes y el de nacimientos sólo permitió aportar 300.000 habitantes más, concreta la oficina estadística comunitaria. Los habitantes de la UE suponen el 6% de la población mundial y en 2002 sólo aportaron el 1,7% del crecimiento demográfico total.

Por otra parte, las españolas se mantienen como las ciudadanas comunitarias con mayor esperanza de vida e incluso aumentan distancias. Las nacidas el año pasado alcanzarán los 83,1 años, frente a los 82,5 previstos para las bebés de 1999, según Eurostat. En cambio, para las españolas nacidas en 1980 la esperanza de vida era de 78,6 años.

Tras las españolas se sitúan las francesas y las italianas, con 82,9 años. Para las irlandesas se prevé la existencia más corta: 78,5. La esperanza de vida media para las mujeres de la UE es de 81,6 años, un lustro más que para los hombres (75,5). A nivel mundial, las japonesas son las más longevas (84,3 años).

Los españoles, con 75,7, mejoran posiciones respecto al pasado (75,3 años para los nacidos en 1999 y 72,5 para los nacidos en 1980). La mayor esperanza de vida entre los comunitarios corresponde a los suecos (77,7 años) y la menor, a los irlandeses (73).

Por otra parte, Eurostat confirma la tendencia al descenso de los matrimonios en la UE (1,8 millones de bodas el año pasado) y al aumento de los divorcios (715.000). Bélgica es el Estado con menor número de bodas por cada millar de habitantes (3,9) y con mayor incidencia de los divorcios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2003