Interior consigue suelo para levantar cuatro cárceles en Madrid, Castellón, Sevilla y Cádiz

Las 4.032 nuevas celdas apenas podrán paliar la saturación de las 77 prisiones existentes

El Ministerio del Interior ha firmado, después de un año de negociaciones, acuerdos con cuatro municipios para otras tantas prisiones, de 1.008 plazas cada una. Pretende así paliar la saturación del sistema penitenciario, que suma 54.653 presos, cuando las 77 prisiones existentes cuentan con 36.197 celdas. Las cifras suponen un 150% de ocupación. Los municipios en cuestión son Morón de la Frontera (Sevilla), El Puerto de Santa María (Cádiz), Albocàsser (Castellón) y Estremera (Madrid). Ninguna de las prisiones estará lista antes de 2006. La tendencia actual hace prever un incremento de 5.000 presos anuales.

Más información

El Ministerio del Interior firmó entre el 4 de abril y el 17 de julio pasados cuatro convenios de colaboración para construir prisiones con los ayuntamientos de El Puerto de Santa María (Cádiz), regido por concejales de un partido denominado Independientes Portuenses; Albocàsser (Castellón), Estremera (Madrid) y Morón de la Frontera (Sevilla), los tres gobernados por el Partido Popular. Estos convenios comprometen a los ayuntamientos a facilitar las licencias de construcción, por las que cada uno de los municipios recaudará unos tres millones de euros en tasas.

Cada centro penitenciario costará unos 53 millones de euros y estará formado por 14 módulos con 72 celdas, lo que representa 1.008 plazas considerando a un preso por celda, como establece el artículo 17 de la Ley Orgánica General Penitenciaria de 1979; o el doble, si se toma en cuenta el criterio seguido por el Gobierno desde 1991, de instalar literas en las celdas. Las prisiones tendrán además 86 plazas en el módulo de ingresos, salidas y tránsito, 81 plazas en el de enfermería y 36 en el de aislamiento.

En todo caso, las nuevas plazas no estarán listas antes de 2006, fecha en la que, de mantenerse la tendencia de crecimiento actual -aproximadamente 5.000 presos anuales- habría unos 67.000 internos en las cárceles españolas, por lo que las nuevas prisiones serían insuficientes para aliviar la saturación.

"Las nuevas prisiones son un parcheo", afirma Juan Miguel Cazalla, responsable de centros penitenciarios de UGT. La solución al incremento de reclusos pasaría, según Cazalla, por la construcción cada vez de más prisiones. Pero esto a costa de convertir España en un "estado carcelario".

De 2001 a 2002 el número de presos se incrementó en 4.000. El año siguiente el aumento fue de unos 4.500 y se prevé que a principios de 2004 haya 5.000 presos más. Esta tendencia se explica por la supresión de beneficios penitenciarios, la dificultad de los inmigrantes para acceder a la libertad provisional y el endurecimiento progresivo de las penas. Lo que, según expertos en derecho penal, se traduce en "más castigo y menos reinserción".

Los últimos datos de Instituciones Penitenciarias hablan de 54.653 presos a 20 de junio de este año, repartidos en 36.197 celdas de los 66 centros penitenciarios gestionados por el Ministerio del Interior y de los 11 gestionados por la Generalitat de Cataluña. Pese a que la tasa de ocupación es del 150% si se aplica el criterio de una celda para cada preso, Instituciones Penitenciarias afirmaba a principios de año que la ocupación media era del 106%, incluyendo en el cálculo celdas residenciales y los demás módulos.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias afirman que las comunidades elegidas para construir las nuevas prisiones son las que más las necesitan por el número de presos que albergan. La excepción es Canarias, donde ha sido imposible encontrar terreno.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción