Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aranjuez pide la repatriación de un joven vecino preso en Grecia

El hombre, en prisión tras participar en una marcha antiglobalización

El pleno del Ayuntamiento de Aranjuez ha aprobado instar al Gobierno español y al Gobierno griego a que se tomen todas las medidas legales, políticas y diplomáticas para repatriar a un vecino de esta localidad. Se trata de Carlos Martín Martínez, de 25 años, encarcelado desde el 21 de junio, tras participar en una marcha antiglobalización en la ciudad de Tesalónica.

Carlos Martín partió para Grecia junto con un amigo, con la idea de participar en la manifestación antiglobalización prevista en Tesalónica a finales de junio, coincidiendo con una cumbre europea. No era, según su familia, la primera vez que participaba en actos similares, ya que había estado en otras manifestaciones como la de Génova. El día de la movilización fue detenido junto a otros cientos de participantes, los cuales fueron puestos en libertad al cabo de unas horas excepto siete, este ribereño, otro español de Burgos, un inglés, tres griegos y un sirio, los mismos que aún continuan encarcelados.

La familia tuvo conocimiento de esta detención y enseguida se puso en contacto con las embajadas española y griega, con abogados griegos para defender a su hijo, mientras esperaron más de una semana a conocer con exactitud los cargos, que tuvieron que ser traducidos del griego al español y que les fueron remitidos vía Internet. "Tanto a mi hijo como a los demás les han acusado de cargos muy graves", dice el padre, Juan Carlos Martín.

Delito continuado

A Carlos le acusan de delito continuado de posesión de explosivos, concretamente de cócteles molotov, delito grave de daños, otro de resistencia a la autoridad, de desórdenes públicos y un delito de posesión y uso de armas, así como de un delito de incendio. "Eso es absolutamente falso. Mi hijo no portaba ningún arma, ni causó ningún destrozo. Yo no sé si es que se han manipulado las pruebas, porque apareció un tirachinas en su mochila y mi hijo niega que sea suyo. Es curioso que de los cientos de detenidos que hubo ese día, y que fueron declarando poco a poco en días sucesivos, todos los que lo hicieron el último día continúen en prisión. Yo creo que la policía griega los está utilizando como cabeza de turco", dice el padre.

La familia le ha visitado en días anteriores y le ha encontrado físicamente bien, aunque algo cansado y con algunos momentos bajos de moral, algo que consideran lógico, dadas las circunstancias.

Su hermano regresó ayer de Grecia de estar con él, al igual que su novia. Ya lleva encerrado muchos días, más de un mes y no creo que hasta septiembre u octubre haya nada que hacer. Ayer me enteré de que el recurso que había presentado nuestro abogado pidiendo su puesta en libertad ha sido desestimado. Ahora habrá que elaborar otro recurso, pero ya nos han dicho que es posible que hasta septiembre ni lo miren", dice el padre. Distintas asociaciones han organizado actos de apoyo. "Estamos agradecidos por el apoyo recibido. Hemos enviado 1.700 firmas a Atenas, a la Embajada española y a la griega en Madrid; firmas de apoyo a Carlos", cuenta la familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de julio de 2003