Fomento del Trabajo reclama que el superávit presupuestario se destine a financiar infraestructuras

Fomento del Trabajo aportó ayer su grano de arena al debate sobre el liderazgo de la economía catalana. Aunque el presidente de la patronal, Juan Rosell, quiso evitar de antemano echar más leña al fuego y manifestó que "no hay que ver este documento como una protesta, sino como una propuesta", porque "hay que huir de la crítica destructiva, especialmente en periodos de carrera electoral", aseguró "no estar en desacuerdo" con las conclusiones del informe de la Cámara de Comercio de Barcelona.

Tras desmenuzar junto con uno de sus vicepresidentes, Joaquim Gay -mano derecha de Salvador Alemany al frente de Abertis-, los déficit de Cataluña en infraestructuras, Rosell dio a conocer la particular carta a los Reyes de Fomento con la intermodalidad como clave: reforzar la red básica de carreteras, mejorar las infraestructuras hidráulicas, aumentar la capacidad de generación eléctrica, ampliar el puerto, línea de mercancías con ancho de vía europeo, una política de polígonos industriales consensuada para convertir Cataluña en el referente logístico del sur de Europa y una mejora en la gestión aeroportuaria.

En este sentido, Fomento aboga por descentralizar la gestión de los aeropuertos españoles con la creación de autoridades aeroportuarias a imagen y semejanza del modelo de Puertos del Estado, y por que una "compañía de bandera" utilice El Prat como base operativa.

¿Quién y cómo paga la factura? La red viaria, el sector privado, "siempre que haya un marco de referencia estable"; todo lo demás, el Estado gracias al superávit presupuestario de los últimos años merced a la política de déficit cero. Rosell aprovechó el marco para lanzar un aviso para navegantes: "Parece que el Gobierno central no acaba de recibir el mensaje que se envía desde Cataluña reclamando más infraestructuras".

El recado de Rosell encontró ayer réplica en Reus, donde el ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, admitió, en una reunión con empresarios, el déficit inversor del Estado en infraestructuras, aunque aseguró que se está corrigiendo, pese a que todavía es necesario un esfuerzo inversor mayor, informa Lali Cambra. El ministro destacó la llegada del AVE y la ampliación del aeropuerto de Barcelona, y en respuesta al sentimiento de agravio de los patronos catalanes, se comprometió a "seguir solicitando infraestructuras, aunque no como necesidades exclusivamente catalanas, sino en beneficio de todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de julio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50