Entrevista:IÑAKI PIÑUEL | Psicólogo del trabajo

"Un 30% de los casos de 'mobbing' es entre compañeros"

El psicólogo del trabajo y profesor de la Universidad de Alcalá de Henares Iñaki Piñuel y Zabala (Madrid, 1965) es autor del primer libro escrito en español sobre el acoso psicológico en el trabajo, también llamado mobbing. Piñuel participó en el seminario internacional Respuestas al mobbing en ámbito laboral que se celebró en el País Vasco y cuyo contenido acaba de publicar el Departamento de Trabajo del Gobierno vasco. Coincidiendo con la recopilacion, Piñuel saca su segunda obra: Mobbing, manual de autoayuda. Claves para reconocer y superar el acoso psicológico en el trabajo (Aguilar). El experto responde a las preguntas por teléfono desde Madrid.

Pregunta. Recuerde el perfil de la víctima de mobbing

"Explotación laboral ha habido siempre, pero ahora nos estamos refiriendo al maltrato psicológico"
"Los acosadores son psicópatas de oficina', que suelen dejar muchos muertos tras de sí en el camino"

Más información

Respuesta. Más del 15% de los trabajadores españoles sufre mobbing, lo que equivale a más 2.300.000 trabajadores. Entre ellos, hay un 8% más de mujeres que de hombres y la mayoría son jóvenes menores de 30 años, en situación laboral precaria.

P. Se habla mucho de mobbing. ¿Tiene claro un trabajador cuándo lo sufre?

R. Todavía estamos en una fase muy divulgativa. El principal problema es que el trabajador que lo padece lo desconoce. No significa que no sepa lo que es mobbing, sino que dice 'Bueno, mi jefe me acosa lo normal; mi trabajo me destruye lo normal; este trabajo me está matando'. Éste es el verdadero daño y enemigo.

P. Entonces, ¿se considera un mal intrínseco al trabajo?

R. Sí, y cuando ocurre, el trabajador no pone remedio para salir de la situación. Por eso, el mensaje en el que hay que insistir es que en el sueldo no va el ser hostigado ni ser destruido, porque el primer derecho del trabajador es su derecho a la dignidad. Además, el acosador, ante la vulnerabilidad, se crece y aumenta el hostigamento hacia su víctima.

P. ¿Se confunde mobbing con explotación laboral?

R. Claro, y eso que el viejo esquema capitalista no se ajusta exactamente. Explotación laboral ha existido siempre pero ahora estamos refiriéndonos al maltrato. Tenemos que en dos de de tres ocasiones los acosadores son jefes contra subordinados, pero hay más de un 30% que se da entre compañeros del mismo nivel jerárquico, el que acosa a otro para intentar cargárselo. Y hay un 4% de mobbing ascendente, de grupos de subordinados que, entre comillas, le hacen la cama a un jefe.

P. En su libro dice que las víctimas son personas con un alto sentido de la justicia, así como muy capacitadas por su inteligencia y aptitud.

R. Efectivamente, suelen ser personas extraordinariamente válidas para el trabajo. Por ello, uno de los mitos que hay que romper inmediatamente es que se le hace mobbing a un trabajador para que trabaje mejor; como si fuera el látigo con el que se le azota al obrero para que lleve la piedra a la pirámide. El mobbing tiene una intencionalidad inversa, lo que busca es perjudicar el trabajo de la víctima. Se trata de alterar a la baja el desempeño para fabricar la causa para un despido que previamente no existía o bien para amilanar, apocar o consumir hasta tal extremo a la víctima que, no pudiendo más, pide la baja laboral, y muchas veces se va de la empresa, incluso renunciando a indemnizaciones. A veces, se provoca para ahorrar un despido.

P. El perfil del acosador está también muy definido en su obra: alguien que intenta encubrir o camuflar sus propias deficiencias. Dice que su historial es el de un "asesino"en serie con cadáveres en el armario.

R. Me parece muy importante profundizar en el perfil del acosador porque quien tiene la alteración no es la víctima, sino el agresor. Cuando estudiamos su pasado, vemos que otros trabajadores ya sufrieron su acoso. No hay ni una sola investigación que pruebe un rasgo en las víctimas que explique por qué están siendo hostigadas. Por el contrario, encontramos que los agresores suelen presentar trastornos de personalidad precisos. Son los "psicópatas de oficina", individuos muy trastornados, con una profunda carencia de empatía y de norma moral. Son los psicópatas de guante blanco, pero que deja muchos muertos en el camino porque muchos trabajadores se quitan del medio porque no pueden más o por las graves secuelas físicas que genera el mobbing. Porque, de mobbing se puede morir. También ocurre que la inseguridad que experimentan hacia sus propias carreras les compele a denigrar a otras personas. Otro perfil sería el del narcisista, con un profundo complejo de inferioridad, que cuando se cruza con una persona que vale más que él, lo que no es difícil, le intentan exterminar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50