Gema Martín Muñoz acusa a Estados Unidos de iniciar una nueva era colonial

La arabista publica 'Irak. Un fracaso de Occidente', un libro didáctico y combativo

"Siento vergüenza histórica por cómo se les está hurtando a los iraquíes el control de su propio destino. Es obsceno y va a generar mucha violencia", afirma Gema Martín Muñoz (Madrid, 1955), profesora de Sociología del Mundo Árabe e Islámico en la Universidad Autónoma de Madrid y autora de Irak. Un fracaso de Occidente, 1920-2003 (Tusquets). "Con este libro intento ofrecer un instrumento para conocer bien la realidad de Irak, para descodificar qué pasa y qué puede pasar en Irak y en Oriente Medio, para romper la propaganda informativa que nos llega".

Irak. Un fracaso de Occidente es un libro didáctico y ameno, que arranca con la construcción y contra natura de un Estado, en 1920, impuesto por el Reino Unido. Nos lleva también al pasado, a ese al-Iraq, como le llamaron geógrafos del siglo VII y que en Europa se conoció como Mesopotamia, el territorio que se extiende entre el Eufrates y el Tigris, cuna de las civilizaciones de Sumer y Babilonia. Y explica, entre otras muchas cosas, cómo a mediados del XIX, Oriente Medio ya había perdido el control de su historia, que pasó a Europa y cómo esta despreció a los pueblos, sus modos seculares de administración, arbitraje y gobierno, su cultura, y cuyo principal objetivo fue la explotación inmediata de sus territorios, de su petróleo.

Una historia de horror y vergüenza, de la que Irak es paradigma. "Y ahora volvemos al proceso colonial. Se abre una nueva herida colonial, cuando aún no se han cerrado y siguen sangrando las que se abrieron cuando se creó el Estado de Israel".

Estados Unidos, cuenta Martín Muñoz, tomó el relevo de Europa en Oriente Medio después de la II Guerra Mundial. La revolución islámica de 1979 en Irán le dejó sin su principal gendarme en la zona. Jomeini se convirtió en la "bestia negra" y Occidente se volcó en Irak y la armó hasta los dientes; con tan importante apoyo invadió Irán. "Pero Estados Unidos e Israel vendieron armas de contrabando a Irán, para que las dos grandes potencias de Oriente Medio, que amenazaban a Israel, se autodestruyeran". Hubo un millón de muertos y ambos países quedaron arruinados.

Luego Irak invadió Kuwait. En 1991, afirma Martín Muñoz, empezó el verdadero proyecto de Estados Unidos de remodelar Oriente Medio, que el 11 de septiembre de 2001 no hizo más que acelerar. Hubo más muertos e Irak retrocedió a la época preindustrial. "El siglo XX es una historia de fracasos repetidos en esa región, que han causado mucho dolor, sufrimiento y muerte. No se ha tenido jamás en cuenta el factor humano".

Hay una estrecha identificación de pensamiento entre el Gobierno de Bush y el de Ariel Sharon. "Su objetivo es forzar un grandioso mapa político en Oriente Medio, instaurando un nuevo orden que consolide el poder norteamericano e israelí en la región".

Para Martín Muñoz, no habrá paz en Oriente Medio hasta que se solucione de verdad el conflicto palestino-israelí. "Pero, ¿cómo se va a solucionar? ¿en nombre de qué democratización imponen EE UU e Israel a un presidente palestino?".

La arabista ve el panorama sombrío. Responde cuando se le nombra a Samuel P. Huntington y su choque de civilizaciones. "Eso nace después de la guerra del Golfo y ha cumplido con su papel de intoxicar a la opinión pública, a las elites políticas, a intelectuales... Todo lo reduce a una cuestión de cultos y de religiones y ha ignorado lo importante: el análisis de las verdaderas causas políticas. Y ahora, la combinación de terrorismo y el temor a esa cultura desconocida forma el cóctel perfecto para la desinformación".

Otro cóctel explosivo está a punto de emerger en Irak. "Los norteamericanos han apoyado a los kurdos de Irak durante los 12 últimos años. Ellos, por ejemplo, no sufrieron el embargo genocida que costó un millón de muertos civiles. Y los siguen apoyando. Están permitiendo a los kurdos actuar de manera tan radical como Saddam Husein actuó contra ellos. El Gobierno turco se ha puesto tan nervioso que los americanos le han permitido tener observadores militares en la zona. Se está creando un nuevo foco de desestabilización".

La invasión y ocupación de Irak es un nuevo fracaso de EE UU, asegura Martín Muñoz. "Incluso los británicos lo hicieron mejor. Ahora, los norteamericanos no tienen un proyecto político para la posguerra, no conocen el país, ignoran su cultura, están improvisando. Sólo cuentan con musculatura militar".

Daños colaterales, guerras preventivas. La manipulación del lenguaje altera a la arabista y si se le menciona la funesta baraja, se pone a cien. "Es indignante, indignante, indignante. Cómo se puede hablar del jueguecito de la baraja cuando ha habido una invasión, una guerra, una ocupación, miles de muertos. Es una frivolidad vergonzosa. Toda la población iraquí, todos los que están contra Sadam se dan cuenta de que es una nueva humillación. No perdemos ocasión de humillar a esos pueblos".

"Los occidentales han aceptado pasivamento el juego de la baraja, como han asumido también la ocupación de un país, la política de hechos consumados. Así las cosas, no tendremos más remedio que coger una patera, pero para ir en dirección contraria".

Gema Martín Muñoz.
Gema Martín Muñoz.CARMEN SECANELLA

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50