_
_
_
_
_

El gasto en farmacia se dispara con una subida del 12% en el primer semestre

Sanidad ha financiado 38,4 millones de recetas desde el pasado enero

El aumento de la población regional -más de un cuarto de millón de personas en los tres últimos años- y la introducción en el mercado de medicinas cada vez más caras ha disparado la factura farmacéutica de la Consejería de Sanidad. En los primeros seis meses de este año el gasto en medicamentos ha crecido un 12,75%, hasta alcanzar los 511 millones de euros, según datos del Colegio de Farmacéuticos de Madrid. Este incremento se suma al que ya se registró durante el año pasado, cuando esta partida se incremen-tó por encima del 12%.

La espiral alcista de la factura farmacéutica regional parece difícil de contener ante la fuerza de los hechos: en la región cada vez viven más personas, esta población es cada vez mayor, consume más medicinas y éstas son al mismo tiempo más caras. La Consejería de Sanidad es la perjudicada por este incremento, ya que financia el 40% de la mayoría de los medicamentos prescritos a la población adulta e infantil y el 100% de los recetados a los jubilados y a los pensionistas.

Según los datos de los farmacéuticos, los madrileños han tomado entre enero y junio 38.461.569 cajas de medicinas financiadas por la sanidad pública, casi dos millones y medio más que en el mismo periodo de 2002, lo que representa un aumento del 6,54%. Además, cada medicina le ha costado a Sanidad un 5,98% más cara, al pasar por término medio de 12,53 euros por receta en 2002 a 13,28 este año.

La factura total de todas estas medicinas le ha supuesto a Sanidad un coste de 511 millones de euros, un 12,75% más que en el primer semestre de 2002. Sanidad admite estos datos, aunque corrige ligeramente a la baja los incrementos por diferencias contables con el Colegio de Farmacéuticos. El aumento de la factura ha sido, según Sanidad, del 12,14%, el del precio medio por receta del 5,26% y el del número total de medicinas prescritas del 6,54%. En este último sí coinciden.

Incremento más bajo

Javier Hernández, director general de Farmacia de la Consejería de Sanidad, admite que este crecimiento por encima del 12% es importante, pero lo considera lógico ante el incremento de la población regional y del precio de las medicinas. Aún más, Hernández destaca que "las medidas de gestión" emprendidas desde Sanidad han empezado a surtir efecto y que "el crecimiento este año es más bajo que el del año pasado".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"En algunas áreas sanitarias de la región los medicamentos genéricos ya suponen el 20% del consumo total de algunos principios activos", afirma Hernández, un porcentaje que multiplica por tres la media nacional. Otro ejemplo que destaca el director general de Farmacia es la disminución del 20% del gasto en productos dietoterápicos (aquellos suministrados a pacientes con incompatibilidad a la lactosa o al gluten, por ejemplo) tras la limitación de los precios de venta impuesta por el Gobierno regional. Sanidad también insiste en que el gasto medio por persona y año sigue siendo en Madrid más bajo que la media nacional.

Las nuevas medicinas que más han contribuido al aumento del gasto por factura, según Sanidad, han sido las nuevas terapias contra el asma, para la prevención de los infartos de miocardio y los antipsicóticos atípicos, antidepresivos y otros psicofármacos. "Se están introduciendo nuevos tratamientos quizá con demasiada rapidez y su uso se extiende entre la población, de forma que la tendencia al alza del gasto se acentúa", aclaran fuentes de Sanidad.

Otro factor que puede haber contribuido al alza de la factura farmacéutica, según Sanidad, es la extensión de la cirugía mayor ambulatoria. "Esta cirugía es beneficiosa para la sanidad pública porque reduce el coste en los hospitales al no estar ingreados allí los enfermos, pero aumenta el número de medicinas compradas en la farmacia y financiadas por el Gobierno regional", explica Sanidad.

El Colegio de Farmacéuticos, por su parte, considera "muy elevado" este incremento. Los boticarios se quejan de que el Gobierno les obliga a asumir parte de este incremento, mediante los descuentos impuestos a las farmacias que más medicinas venden. "Es injusto, porque el precio por receta depende de los laboratorios y el número de medicinas prescritas depende de los médicos de la sanidad pública. Nosotros no tenemos ninguna influencia en el gasto y, en cambio, se nos descuenta de nuestros ingresos", explican fuentes del Colegio. Sanidad ha descontado a los farmacéuticos 15 millones de euros de la factura del primer semestre.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_