Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schröder y los sindicatos reanudan el diálogo sobre recortes sociales

La agenda 2010 comienza su tramitación en el Parlamento

Tras agrias disputas sobre los proyectados recortes al Estado de bienestar de la Agenda 2010, el Gobierno y los sindicatos alemanes volvieron a reunirse ayer. "En una situación tan difícil como aquella en la que estamos, me siento aliviado de haber retomado el diálogo", dijo el canciller socialdemócrata, Gerhard Schröder, tras una reunión con Michael Sommer, presidente de la confederación DGB.

El líder sindical alemán también destacó el buen talante de la reunión, que, "pese a las diferencias", deberá repetirse en el futuro. La comunicación entre sindicatos y el Gobierno formado por socialdemócratas y verdes se había roto a comienzos de mayo, cuando los trabajadores anunciaron su rechazo frontal a los recortes previstos en campos como el seguro médico y las prestaciones por desempleo.

Estas protestas no surtieron mayor efecto. La Agenda 2010 ha sido refrendada por los partidos gubernamentales y ahora inicia su trámite parlamentario. Más bien resultaron contraproducentes: hoy por hoy, los sindicatos son percibidos como uno de los principales escollos para la urgente modernización del país.

La línea dura de rechazar cualquier ajuste, que resulta también evidente en la actual huelga metalúrgica a favor de las 35 horas laborales en el este del país, es cada vez más criticada incluso por altos cargos sindicales. De ahí que Sommer hiciera ayer de pecador arrepentido. Schröder, por su parte, se muestra magnánimo y se apresta a poner en práctica lo que los trabajadores exigen: acelerar una sustancial reducción del IRPF que reactive la demanda interna.

La rebaja fiscal será uno de los temas principales de un inusual cónclave que el Gobierno celebrará durante este fin de semana en un castillo de Brandeburgo. La política fiscal ha sido permanente fuente de conflictos en el seno del Gabinete de Schröder y ha enfrentado al ministro de Hacienda, Han Eichel, con la titular de Sanidad, Ulla Schmidt.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 2003