OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Catedráticos cesantes

Hace casi 12 años, el Departamento de Enseñanza convocó un concurso de acceso a catedrático que, después de innumerables peripecias y errores, acabó, el 20 de mayo pasado, con la destitución de 60 catedráticos que habían estado nombrados según las condiciones dadas por el mismo departamento en marzo de 1993. Sería imposible encontrar un caso tan evidente de desidia y menosprecio hacia la promoción profesional como éste.

Mientras que en otras comunidades se han realizado dos, tres e incluso cuatro concursos de acceso a catedrático desde la LOGSE en 1990, en Cataluña se ha hecho uno y con resultados dramáticos para muchos. A miles de profesores se les ha cerrado la posibilidad de utilizar la única vía de promoción a secundaria: el acceso a la cátedra. Cuando Enseñanza tenía la posibilidad de arreglar esta injusticia ampliando el número de plazas, tal como lo indicaba el TSJC, ha optado por degradar profesionalmente a unos cuantos profesores con méritos y años de servicio dentro de la enseñanza. A la actual consejera no le ha importado la frustración y la humillación que sienten estos profesores y profesoras cargados de experiencia docente. Los firmantes de esta carta queremos hacer valer ante la sociedad nuestra protesta y pedir públicamente a la consejera de Enseñanza la reparación del daño causado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de junio de 2003.