OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

Lobos en Sierra Morena

Estas líneas van en relación a la crítica situación de los lobos en Sierra Morena, y a la pregunta del parlamentario López Calvo (IU-Los Verdes) a la consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves. El señor López Calvo acierta en la diana: el lobo está muy amenazado y los estudios que hemos pagado todos los andaluces a la Universidad de Jaén no parece que se apliquen. La respuesta de la Consejera es inadmisible: dice que el lobo está amenazado y que las causas de la amenaza se mantienen. Ello la hace desechar la introducción de lobos. También que van a hacer nuevos estudios. Señora consejera, ustedes tienen que hacer, porque las leyes así lo dicen, un Plan de Recuperación del lobo.

Con el lobo sucede lo mismo que con el lince y el águila imperial. No hacen más que gastar sumas fabulosas en estudios que se dilatan, mientras las especies desaparecen. Si quedan linces y águilas imperiales es gracias a la buena voluntad de algunos particulares. ¿Cuántos millones nos han costado a los andaluces los estudios que le sirven de excusa sobre estas tres especies? ¿A qué espera para tomar medidas efectivas sobre la conservación del lobo, como es el Plan de Recuperación pendiente, y reintroducirlo en Doñana y Cazorla, donde la superabundancia de ungulados silvestres, la presa del lobo, y la desastrosa gestión que llevan a cabo, ha propiciado la aparición de epidemias (sarna, tuberculosis) y el que tengan que ser sacrificados muchos cientos de ciervos, gamos, cabras, muflones o jabalíes, que debían servir de alimento a los lobos, exterminados por el veneno, los lazos, la caza ilegal y la proliferación de mallas cinegéticas que colocan con su consentimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de junio de 2003.