Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez ratifica a Román como presidente de la FAR y anula todas las decisiones tomadas por Pacheco

El enfrentamiento que desde hace meses protagonizan el Ayuntamiento de Jerez y la Diputación de Cádiz por el control de la Fundación Andrés de Ribera (FAR) vivió ayer un nuevo capítulo con la publicación de una sentencia que restituye en el cargo de presidente a Rafael Román, quien por ahora preside la Diputación gaditana. La decisión judicial anula, además, todos los asuntos aprobados en la institución bajo el mandato del ex alcalde de Jerez Pedro Pacheco.

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Jerez, Matilde Domínguez, firma una sentencia claramente favorable a los intereses de Rafael Román. El fallo reza así: "Declaro nulas y sin efecto las sesiones celebradas por los demandados [Pedro Pacheco y tres representantes del Ayuntamiento en la fundación] los días 29 de julio y 2 de septiembre y la totalidad de los acuerdos adoptados en las mismas". La juez entiende que la presidencia de Pacheco no se ajustó a derecho y confirma que el cargo nunca debió ser ocupado por otra persona que no fuera el presidente de la Diputación. En ese sentido, la sentencia obliga a la "reposición" de Román como presidente de la FAR "hasta el término de su mandato más el tiempo que efectivamente haya sido privado del ejercicio del cargo".

Con la anulación de las sesiones del patronato de la FAR celebradas bajo la presidencia de Pacheco quedan sin efecto importantes decisiones, como la contratación del gerente, que tendrá que regresar a su anterior puesto en el Ayuntamiento; la contratación de una auditoría, cuyo importe podrían pagar de su bolsillo los representantes municipales en la fundación; los pagarés entregados a la constructora Ítaca por los trabajos realizados en los museos del Vino y del Tiempo, y la reclamación judicial de 1,8 millones de euros a la Diputación en concepto de deuda.

Querella

El fallo condena, por otro lado, a los patronos municipales al pago de las costas del proceso y, según declaró ayer Román, "abre el camino a una posible querella" contra los que le apartaron de la presidencia de la FAR. El presidente de la Diputación de Cádiz, que deja el cargo el próximo 14 de julio, declaró que, aunque cabe recurso contra ella, se trata de una sentencia "ejemplar" y "definitiva".

Román garantizó la continuidad de la FAR y aseguró que su "testamento" en la institución va dirigido a que el Ayuntamiento jerezano y la Diputación de Cádiz sumen esfuerzos y saquen adelante los museos del Vino y del Tiempo.

"Que no se haga más política con la fundación y que se actúe con responsabilidad", solicitó a los patronos el aún presidente de la Diputación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2003