Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Baza, de nuevo

El 15 de junio salió en EL PAÍS un artículo sobre el patrimonio de Baza que, desde nuestro punto de vista, trata de desviar lo que es verdaderamente importante. Se olvidan de que desde hace cuatro años la Junta y el Ayuntamiento llevan anunciando planes especiales para su recuperación, entre los que podemos señalar el ficticio plan anunciado en octubre de 1999, o la proposición del Parlamento de octubre de 2000, con unanimidad de todos los partidos políticos con el mismo objetivo, que en realidad fue otra farsa.

La Junta, a través de las consejerías de Obras Públicas y Cultura, anuncia todos los años inversiones que nunca cumple. Recordemos algunas: 300 millones en 1996 para los Jerónimos, 250 para la Alhóndiga en 2002, un convenio imaginario Junta-Ayuntamiento-Obras Públicas para la Alcazaba en 2002 y 2003 y una fundación para el Palacio de los Enríquez desde 1999. Es más, todo esto, sin especificar las inversiones, lo ha vuelto a prometer la delegada en febrero de 2003.

La Junta, y ahora el alcalde, dicen que no se puede actuar en muchos edificios porque son propiedades privadas. Pero la Alhóndiga, los Jerónimos y parte de la Alcazaba son del Ayuntamiento. En cuanto al Palacio de los Enríquez, monumento nacional, aunque es privado, se puede actuar cuando el Ayuntamiento y la Junta quieran (artículo 36), pues la ley les obliga a no seguir haciendo dejación de funciones otro año más, pues la Ley del Patrimonio les permite actuar. Cuando a la Junta le interesa, sí que actúa. Recordemos las palabras del anterior delegado en relación con los jardines Narváez de Loja, cuando declaró que no podían hacer dejación de funciones y que si no actuaban los dueños lo harían ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2003