Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es el penúltimo país de la UE en el uso de Internet

España no abandona el furgón de cola de la Unión Europea en el desarrollo de la sociedad de la información. Después de Grecia es el país más rezagado, según el informe eEspaña, 2003, que elabora anualmente la Fundación Auna. Las claves de este retraso son el estancamiento en el número de hogares con acceso a Internet (17,3%) y los equipados con ordenadores personales (35,6%), lo que indica que las medidas tendentes a incentivar la demanda individual de los usuarios han sido insuficientes, según explicó ayer en conferencia de prensa el presidente de la Fundación Auna, Fernando Ballestero.

Frente a este estancamiento, el informe señala un notable incremento, hasta situarse por encima de la media comunitaria, en el número de cibercafés (entre 3.000 y 3.500), en parte debido a la falta de ordenadores en los hogares. El estudio señala otros aspectos en los que España queda en buen lugar: la descarga de ficheros audiovisuales, especialmente de música a través de ficheros comprimidos (mp3), la existencia de comunidades inalámbricas (Wi-Fi) y de programadores de código abierto, que configuran "iniciativas sociales" al margen de las administraciones.

El informe resalta el estancamiento en el empuje de la Administración central para el desarrollo de la sociedad de la información y que las comunidades autónomas han cobrado un mayor protagonismo. Madrid, Cataluña y el País Vasco siguen a la cabeza en la implantación de las nuevas tecnologías, pero despuntan comunidades como Extremadura, con un espectacular aumento del presupuesto dedicado a las Tecnologías de la Información.

Entre los aspectos que más han avanzado, Ballestero resaltó la telefonía móvil (34 millones de aparatos) y el de los mensajes SMS (2.000 millones de mensajes al año, atribuido en buena parte a los concursos de televisión). Tras corroborar el fracaso del Plan Info XXI, el presidente de la Fundación Auna recalcó la necesidad de que las pequeñas y medianas empresas entren definitivamente en la sociedad de la información, del despegue del comercio electrónico y de la enseñanza virtual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de junio de 2003