Los abogados del periodista Lmrabet se retiran del juicio en Rabat

"¡Todos somos Alí!", "¡La justicia está al servicio del poder!". Coreando estos eslóganes, entrecortados con aplausos, un centenar de militantes de derechos humanos y periodistas despidieron ayer al condenado, Alí Lmrabet, y a sus abogados después de que éstos anunciaran su renuncia a seguir defendiéndolo.

El tribunal de apelación de Rabat examinó ayer el recurso presentado por los letrados Ahmed Benjellun y Abderrahim Jamai contra la condena a cuatro años de cárcel, en primera instancia, de Lmrabet, director de los semanarios Demain y Douman, por "ultraje al rey". Ambas publicaciones fueron también prohibidas por la justicia.

"Esto es una parodia de juicio", afirmó Benjellun al anunciar su decisión, "en el que mi cliente está siendo privado de sus derechos más elementales". Los letrados acusaron al tribunal de manipulación de pruebas -un fotomontaje inculpatorio ha sido sustituido por otro- y de aplicarle abusivamente un artículo del código penal que permite mantenerle en la cárcel cuando debería estar en libertad privisional.

Más información
Condenado a tres años de cárcel el periodista marroquí Alí Lmrabet por "ultraje al rey"

Muy debilitado por 36 días de huelga de hambre, en protesta por el acoso policial y judicial al que está sometido, Lmrabet llegó al palacio de justicia en silla de ruedas. Aun así, sacó fuerzas para gritar al presidente del tribunal: "No es usted quien va a juzgarme, porque la sentencia ha sido ya dictada desde más arriba". El veredicto se hará público el martes.

Ingresado en la planta para reclusos del hospital Avicenas de Rabat, a causa del empeoramiento de su salud, Lmrabet fue sometido a un lavado de estómago porque ha dejado de asimilar la medicación.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS