Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE intenta resolver sus diferencias en el Pacto de Toledo

Sevilla propone calcular la pensión sobre los 15 años que elija el trabajador y rebajar cuotas

El PSOE quiere resolver las diferencias internas para afrontar la renovación del Pacto de Toledo sobre el futuro de la Seguridad Social. Jordi Sevilla, secretario de Política Económica y Ocupación, ha elaborado un documento en el que propone que las pensiones se calculen sobre los 15 años de cotizaciones que elija el trabajador, así como la rebaja de las cotizaciones sociales en un punto, dos medidas sobre las que hay discrepancias en el seno de su partido.

Los partidos políticos iniciaron el debate para la renovación del Pacto de Toledo hace tres años, una demora producto de las diferencias que han constatado para que esa discusión avance. Ayer mantuvieron una reunión en la que el debate "se atascó" en la primera recomendación sobre la separación de fuentes de financiación. El PSOE sostuvo que se debe acortar el plazo para que el Estado se haga cargo de las prestaciones no contributivas (el complemento de mínimos a las pensiones más bajas), mientras que el PP defendió que se debe cumplir el periodo previsto de 12 años.

A esas diferencias entre los distintos partidos se suman las que hay en el seno de las formaciones. El PSOE quiere abordarlas y Jordi Sevilla ha elaborado un documento que presentará ante la Ejecutiva Federal, y que paralelamente quiere tratar con la dirección de UGT. El responsable socialista de Política Económica y Ocupación define una serie de "objetivos que hay que plantear en el Pacto de Toledo", entre los que incluye la convergencia con la media europea a través de una mejora del poder adquisitivo de las pensiones, y en especial de las más bajas, con un incremento del 10% en las prestaciones del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI), y un 5% de las pensiones mínimas de jubilación y viudedad.

Futuras pensiones

Sobre el punto más conflictivo, el cálculo de las futuras pensiones, Jordi Sevilla rechaza la propuesta que el Gobierno del Partido Popular ha aparcado en esta legislatura, consistente en aumentar ese periodo a toda la vida laboral, y contrapone que el trabajador elija los 15 años de cotización que se han de tomar en cuenta. En el capítulo de ingresos, el responsable socialista defiende la reducción en un punto porcentual de la cotización de los asalariados con contrato estable, recorte que considera "financiable con el superávit de la Seguridad Social" y destinado al "formento del empleo".

Esas medidas, sin embargo, no cuentan con la unanimidad en el seno del PSOE, y son rebatidas por quienes son expertos en Seguridad Social, ex ministros de Trabajo o miembros de la comisión parlamentaria que debate el Pacto de Toledo. Su criterio es que esas propuestas "no contribuyen a racionalizar y contener el gasto" y suponen una merma de ingresos por la rebaja de cuotas. Asimismo se muestran dispuestos a debatir con el resto de partidos la reforma del periodo de cálculo de las pensiones, una vez se vean los efectos de los cambios aplicados en 1985 -por el Gobierno socialista- y en 1996 -por el Ejecutivo del PP-, que aumentaron ese plazo, primero de dos a ocho años y, posteriormente, desde 8 hasta 15 años.

La rebaja de cotizaciones es asimismo una propuesta que puede dificultar ese diálogo que el partido socialista quiere entablar con la dirección de UGT, que lidera Cándido Méndez, para armar una serie de criterios comunes sobre el futuro de la Seguridad Social.

Respecto a las prejubilaciones, un informe elaborado por un equipo del IESE concluye que este sistema "va en sentido contrario a lo marcado por el Pacto de Toledo", porque acorta la vida laboral, y no satisface ni a empresas ni a trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de junio de 2003