Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iztueta y Montero acercan posturas tras la bronca de los complementos

Educación prorroga con 31 millones el plan de inversiones de la UPV

La consejera de Educación, Anjeles Iztueta, y el rector de la Universidad del País Vasco (UPV), Manuel Montero, parecen haber recuperado el tono institucional en sus relaciones, tras las tempestuosas relaciones que mantuvieron el año pasado a cuenta del complemento de productividad de los profesores universitarios. La prórroga en dos años del plan plurianual de inversiones de la UPV revela este mejor clima.

El plan, dotado inicialmente con 75 millones de euros, concluyó el año pasado. Iztueta y Montero se felicitaron ayer por la prórroga, que es fruto de la propuesta que Educación realizó al Consejo de Coordinación de la Enseñanza Pública Universitaria. En este órgano tienen representación el departamento y la UPV y su Consejo Social. La prórroga, vigente para 2003 y 2004, supondrá una inyección de 31 millones de euros, dinero con el que se podrán culminar una serie de obras que ya están en marcha y comenzar otras.

Estos 31 millones se desglosan en los 18 que cubrirán los sobreprecios de las obras ya previstas o en ejecución y otros 13 que corresponden a partidas que en su momento no libró el departamento. La consejera justificó la necesidad de prorrogar el plan por "la necesidad de preservar el interés común y no perjudicar a estudiantes y profesores". La rúbrica del acuerdo sobre el plan plurianual de inversiones pone fin a uno de los asuntos económicos que más acucia a la UPV, pero aún queda pendiente el pago de los complementos por méritos a 1.700 profesores.

Enfrentamiento

Esta cuestión ha llevado a la UPV y al Departamento de Educación a mantener un agrio enfrentamiento durante el año pasado, debido al agujero económico causado en los últimos dos cursos por el pago de los pluses. La consejera censuró en su momento con dureza a Montero por gastar un dinero que la Universidad no tenía para abonar los pluses, así como la mala gestión financiera de la institución. Mientras, Manuel Montero ha reclamado numerosas veces una mayor financiación para que la UPV pueda funcionar en perfectas condiciones y sin agobios de tipo económico

Ayer, Iztueta y Montero mostraron una cara bien diferente. El rector incluso agradeció públicamente a la consejera que haya propiciado la búsqueda del consenso que ha hecho posible la prórroga del plan de inversiones, algo que, según Montero, permitirá a la UPV "avanzar" en su desarrollo con obras de futuro.

Aún no existe ningún acuerdo definitivo sobre los complementos, pero tanto portavoces del departamento como de la Universidad aseguraron que las negociaciones siguen en marcha para dar con la fórmula que deje satisfechas a las dos partes y resuelva el conflicto abierto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de junio de 2003