Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA DISOLUCIÓN DE SOZIALISTA ABERTZALEAK

El Supremo se plantea ya la querella por desobediencia contra Atutxa

La Fiscalía estudia posibles tipos penales y el alegato de inviolabilidad

La Sala Especial del Tribunal Supremo se plantea ya directamente la interposición de una querella contra el presidente de la Cámara vasca, Juan María Atutxa, según informaron ayer fuentes del alto tribunal, que calificaron de "fraude de ley" y "falta de buena fe" la negativa del Parlamento de Vitoria a disolver el grupo parlamentario de Batasuna. Fuentes de la Fiscalía indicaron que desde el mismo viernes se estudian los posibles tipos penales aplicables.

La Sala Especial del Tribunal Supremo que ordenó la disolución del grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak, heredero de Batasuna, se reunirá previsiblemente a mediados de esta semana con la intención de remitir al Fiscal General del Estado el auto en el que daba el ultimátum de cinco días al presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, para que cumpliera ese mandato, y la respuesta negativa de la Cámara de Vitoria, en el caso de que ésta se produzca, "por si los hechos son constitutivos de delito", informaron fuentes del Supremo.

A su vez, fuentes fiscales indicaron que durante todo el fin de semana técnicos de la Fiscalía del Estado han estado estudiando los tipos penales posiblemente aplicables, el de desobediencia del artículo 410 del Código Penal y el de denegación de auxilio a la Justicia del artículo 412. A falta de la decisión final, que corresponderá al fiscal del Estado, Jesús Cardenal, no descartan presentar una querella abierta a ambos tipos penales para que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco decida el más adecuado.

Las fuentes del Supremo consultadas indicaron que "no hay marcha atrás" posible por parte de la Sala Especial y que previsiblemente la Fiscalía presentará una querella contra Atutxa y los integrantes de la Mesa del Parlamento vasco, que fueron los "requeridos" por el alto tribunal para dar cumplimiento al mandato judicial de disolver Batasuna, por más que luego se "desmarquen" de la acción judicial los parlamentarios del PP y del PSOE.

En caso de que el Supremo reciba antes del plazo de los cinco días alguna respuesta del Parlamento vasco, la Sala valorará la eventual responsabilidad de los integrantes de la Junta de Portavoces, en la que el PNV y EA, con el apoyo de Batasuna, bloquearon el viernes pasado la resolución de la presidencia que la Mesa aprobó la víspera, en la que se fijaba el paso al Grupo Mixto de los diputados de los partidos ilegalizados, como Batasuna.

Las citadas fuentes calificaron de "fraude de ley" y "falta de buena fe" el hecho de que representantes de los mismos partidos políticos dijeran "sí" en la Mesa y "no" en la Junta de Portavoces, y culparon al PNV y a Atutxa de la situación creada.

Sobre las consecuencias de un posible encausamiento de Atutxa y otros parlamentarios, llamaron la atención sobre posibles medidas cautelares, como la suspensión de funciones, aunque éstas tendrían que ser instadas en su momento por el Ministerio Fiscal, y valoradas por el Tribunal Superior Vasco como anticipo de la eventual sentencia de inhabilitación.

Con todo, las instancias judiciales están valorando también la alegación de inviolabilidad que formularán los parlamentarios apercibidos por el Supremo. El artículo 25 del Estatuto de Gernika proclama que el Parlamento vasco es "inviolable", y el 26.6, que sus miembros "serán inviolables por los votos y opiniones que emitan en el ejercicio de su cargo". El artículo 13 del Reglamento de la Cámara de Vitoria remacha que los parlamentarios gozarán, "aun después de haber cesado en su mandato de inviolabilidad por las opiniones, actuaciones y votos emitidos en el ejercicio de su cargo". Pero también en su artículo 118 proclama que "es obligado cumplir las sentencias, y demás resoluciones de los jueces y tribunales, así como prestar la colaboración requerida por éstos en el curso del proceso y en la ejecución de los resuelto".

Al margen de las previsibles acciones penales que se inicien por el fiscal del Estado, los magistrados andan dando vueltas a otros tipo de acciones jurídicas que podrían emprenderse en vía contenciosa. En ese sentido, en altas instancias judiciales se está debatiendo la posibilidad de declarar nulas aquellas disposiciones del Parlamento vasco en las que participase el grupo parlamentario heredero de Batasuna. Fuentes judiciales sostienen que cabría considerar si las iniciativas legislativas y enmiendas que presentasen o se aceptasen al grupo Sozialista Abertzaleak serían nulas de pleno derecho, nulidad que se extendería a las normas aprobadas por el Parlamento vasco que recogiesen dichas iniciativas o enmiendas.

Por su parte, el vocal del Consejo del Poder Judicial José Luis Requero apostó por una "ejecución subsidiaria" de la sentencia del Supremo, lo que permitiría que el Supremo disolviera SA de forma directa, sin esperar a que lo hagan los órganos de gobierno del Parlamento vasco, informa Servimedia. Según este vocal, magistrado de lo contencioso-administrativo, el Supremo disolvería Sozialista Abertzaleak "en nombre" del Parlamento vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2003